“Las cosas se logran cuando hay unión, amor, sentido de pertenencia y cuando nos juntamos buenas personas”, dijo Hernán Darío “Bolillo” Gómez, al ser presentado como nuevo director técnico de la Selección Ecuatoriana de Fútbol.

De esta manera exhortó a todos los involucrados en el fútbol ecuatoriano a unirse para alcanzar el objetivo de clasificar al mundial de Qatar 2022 porque “unidos somos más fuertes”.

“Si no podemos ser amigos, seamos buenos compañeros”, insistió y dijo que necesita el respaldo y el apoyo de la mayoría de la gente, y la que no, que haga una buena oposición, que nos enseñe, que vamos a oír a todo el mundo porque está muy difícil llegar a las selecciones”.

Dijo que está contento de regresar a la que considera su casa y a la que siempre pensó iba a regresar.

Sostuvo que en Ecuador hay una muchos y buenos jugadores a los que hay que enseñarles a ser buenas personas y buenos profesionales para que sean mejores jugadores de fútbol.

Sobre los problemas internos en la tricolor, aseguró que lo primero que debe hacer es “arreglar el camerino” y aseguró que lo va a conseguir. Asimismo dijo que se deben solucionar los problemas económicos entre jugadores y directivos para que no compliquen el proceso.

Al ser consultado sobre los jugadores sancionados en la era del técnico Jorge Célico, dijo que “el orden y la disciplina no deben faltar en un equipo de fútbol”. Sin embargo, indicó que las puertas de la Tricolor están abiertas para todos quienes quieran estar en la selección y que no obligará a ningún jugador para que se integre.

Aseguró que el retorno del exsecretario de la Federación Ecuatoriano de Fútbol (FEF), y del excoordinador de selecciones, Francisco Acosta y Vinicio Luna, respectivamente, no está en el programa de la junta directiva. En tal sentido aclaró que él nombra jugadores y cuerpo técnico y del resto se encarga la FEF.

Bolillo, fiel a su estilo, fue frontal y directo al responder las preguntas de los periodistas y aprovechó para aclarar los comentarios que se dieron tras el anuncio de su contratación.

Sobre su vinculación dijo que “la llegada mía a Ecuador no es porque no tenga otras opciones, si tuve en Europa y Centroamérica. Para mí esta fue una ilusión. La llegada mía aquí no es improvisada, no solo es conversada con la junta directiva de la FEF”.

En este sentido y dado que en enero de 2019 se elijará un nuevo directorio de la FEF, fue claro en mencionar que su contratación tiene la aceptación de la mayoría de los dirigentes del fútbol ecuatoriano.

Para Gómez el cambio de la sede de los partidos de la Tricolor si entrará en análisis, así como la conveniencia de realizar micro ciclos de trabajo, puesto que, según dijo, es más importante equivocarse lo menos posible en escoger bien a los seleccionados.

Confirmado.net

Etiquetas : BOLILLOEcuadorFEFHernán Darío GómezSELECCIÓN ECUATORIANA DE FÚTBOL