ECUADORTitulares

Expectativa en Ecuador porque visita de CIDH ayude a aclarar asesinato de periodistas

Quito, 25 jul (Sputnik).- Los familiares de los periodistas ecuatorianos asesinados en Colombia esperan que la primera visita del Equipo de Seguimiento Especial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que se inicia este miércoles sirva para asegurar que las autoridades tomen con seriedad el esclarecimiento del crimen, dijo a Sputnik la vocera de las familias, Yadira Aguagallo.

Esperamos “que la llegada de esta comisión que es de alto nivel haga que las autoridades tomen este caso con seriedad y transparencia”, dijo Aguagallo.

La mujer observó que “las contradicciones no pueden seguirse dando”, en referencia a las declaraciones del ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, quien dijo días atrás, contrariando todas las evidencias conocidas, que el secuestro no ocurrió en Ecuador, sino en Colombia.

Para Aguagallo, pareja del fotógrafo asesinado Paúl Rivas, la idea es que “con la visita de la CIDH las autoridades se coordinen mejor y paren las contradicciones”.

El segundo objetivo es que el Equipo Especial de Seguimiento de la CIDH conozca el contexto “en el que se dieron los hechos”, es decir, “que conozcan esa historia antes del 26 de marzo”, día en el que los tres periodistas fueron secuestrados en Mataje (noroeste ecuatoriano).

“No solo el equipo de diario El Comercio se encontraba en esa zona, sino toda la prensa ecuatoriana estaba reportando una situación compleja, y esa situación es la que debe aclararse”, insistió Aguagallo.

Finalmente, los familiares tienen expectativa por conocer el valor de la información desclasificada que les proporcionó el Gobierno meses atrás y que este miércoles entregarán al equipo de investigación integrado por la primera vicepresidenta de la CIDH y relatora para el Ecuador, Esmeralda Arosemena de Troitiño, el relator especial para la Libertad de Expresión, Edison Lanza, y personal de apoyo técnico.

Las familias quieren verificar a través de la CIDH si la documentación es “completa, valedera, si ayuda (a las indagaciones) o si se debe hacer una solicitud nueva de información”, explicó Aguagallo.

Esta entrega está prevista para las 12:30 hora local (17:30 GMT), pues previamente la delegación mantendrá una reunión protocolar con el canciller ecuatoriano José Valencia según detalla la agenda proporcionada por la ONG Fundamedios.

Por la tarde, los representantes de la CIDH dialogarán con representantes de las instituciones públicas concernidas en los hechos, los ministerios del Interior y de Defensa y la Secretaría de Comunicación.

El equipo culminará la primera jornada con una visita a diario El Comercio, donde conversarán con directivos y periodistas.

Según la agenda de Fundamedios, el jueves el ESE participará “en una mesa de trabajo con autoridades y técnicos a cargo de la investigación, como fiscal, policía judicial y peritos forenses” y también “con autoridades de los ministerios de Interior y Defensa” que estuvieron a cargo de las negociaciones con el grupo disidente de la exguerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, aparente responsable de la ejecución de los periodistas.

Aguagallo, también periodista de profesión, exhortó a la ciudadanía seguir de cerca el tema y acompañar a las familias de las víctimas en este recorrido.

La CIDH “pocas veces en su historia ha designado un mecanismo especial de seguimiento y eso es importante, pues podríamos ser el país en el que se empiece a poner fin a la impunidad en casos de asesinato a periodistas en el continente”, observó.

“Esta es una oportunidad para dejarnos ver como una sociedad a la que le duele la violencia, pero que va a estar vigilante de que se haga justicia”, agregó.

Luego de esta visita del ESE a Ecuador, el grupo de la CIDH tiene programadas otras dos, en septiembre y en diciembre.

Los ecuatorianos Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra fueron retenidos el pasado 26 de marzo en Mataje y su ejecución fue confirmada el pasado 13 de abril.

Los cadáveres fueron hallados en Tumaco (sur de Colombia) el 21 de junio e identificados luego de realizarles varias pruebas forenses en un instituto de la ciudad de Cali (suroeste colombiano).

Confirmado.net / Sputnik