La organización captaba a las mujeres en países de Sudamérica, principalmente Venezuela, Paraguay y República Dominicana, y según explica la Policía, eran sometidas a jornadas de hasta doce horas diarias, que también podían aumentar cuando algún cliente así lo requería, y con un mínimo de tres encuentros sexuales al día.

Los explotadores fijaban los precios por los servicios sexuales, y en ocasiones las mujeres tenían que realizar servicios “fiados” a clientes “VIP” o habituales que no llegaban a cobrar, además de sufrir abusos sexuales por parte de los jefes de la organización, a los que debían pagar 55 euros (unos 64 dólares) diarios en concepto de alojamiento y luz.

LEA MÁS DW

Confirmado.net

Etiquetas : EspañaEXPLOTACIÓN SEXUALMUJERESSUDAMERICANAS