close
SALUDTitulares

Biólogos descubren cómo los tumores de páncreas conducen a pérdida de peso

pancreas_1

Los pacientes con cáncer de páncreas generalmente experimentan una pérdida de peso significativa, que puede comenzar muy temprano en la enfermedad. Un nuevo estudio de Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y del Instituto del Cáncer Dana-Farber, en Estados Unidos, ofrece información sobre cómo sucede esto, y sugiere que la pérdida de peso puede no necesariamente afectar a la supervivencia de los pacientes.

En un estudio de ratones, los científicos encontraron que la pérdida de peso se produce debido a una reducción en las enzimas pancreáticas clave que normalmente ayudan a digerir los alimentos. Cuando los investigadores trataron a estos roedores con enzimas de reemplazo, se sorprendieron al descubrir que, aunque los animales recuperaron peso, no sobrevivieron más que los ratones no tratados.

Los pacientes con cáncer de páncreas a veces reciben enzimas de reemplazo para ayudarlos a aumentar de peso, pero los nuevos hallazgos sugieren que se necesitan más estudios para determinar si realmente beneficia a los pacientes, dice Matt Vander Heiden, profesor asociado de biología en el MIT y miembro del Instituto Koch para la Investigación Integral del Cáncer.

“Tenemos que tener mucho cuidado de no obtener asesoramiento médico de un estudio con ratones y aplicarlo a los humanos –afirma Vander Heiden–. El estudio plantea la pregunta de si el reemplazo enzimático es bueno o malo para los pacientes, lo que debe estudiarse en un ensayo clínico”.

Vander Heiden y Brian Wolpin, profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard y el Instituto de Cáncer Dana-Farber, son los autores principales del estudio, que se detalla en un artículo publicado este miércoles en ‘Nature’. Los autores principales del artículo son Laura Danai, exinvestigadora postdoctoral del MIT, y Ana Babic, profesora de Medicina en Dana-Farber.

EN MODO DE HAMBRE

En un estudio de 2014, Vander Heiden y sus colegas encontraron que el músculo comienza a descomponerse muy temprano en pacientes con cáncer de páncreas, generalmente mucho antes de que aparezcan otros signos de la enfermedad. Aún se desconoce cómo ocurre este proceso de pérdida de tejido. Una hipótesis fue que los tumores pancreáticos producen un exceso de algún tipo de factor de señalización, como una hormona, que circula en el torrente sanguíneo y promueve la descomposición de los músculos y la grasa.

Sin embargo, en su nuevo estudio, los investigadores de MIT y Dana-Farber encontraron que no era así, sino que incluso los tumores pancreáticos muy pequeños y en etapa inicial pueden afectar a la producción de enzimas digestivas clave. Los roedores con estos tumores en estadio temprano perdieron peso a pesar de que comieron la misma cantidad de alimento que los animales normales. Estos animales no pudieron digerir todos sus alimentos, por lo que entraron en un modo de hambre donde el cuerpo comienza a descomponer otros tejidos, especialmente la grasa.

Los investigadores encontraron que cuando implantaban células tumorales pancreáticas en otras partes del cuerpo, no se producía esta pérdida de peso. Eso sugiere que las células tumorales no están secretando un factor de pérdida de peso que circula en el torrente sanguíneo; en cambio, solo estimulan el consumo de tejido cuando están en el páncreas.

Entonces, los científicos exploraron si revertir esta pérdida de peso mejoraría la supervivencia. El tratamiento de los ratones con enzimas pancreáticas revertió la pérdida de peso, pero estos animales en realidad sobrevivieron durante un periodo de tiempo más corto que los ratones con tumores pancreáticos, pero que no recibieron las enzimas.

Ese hallazgo, aunque sorprendente, es consistente con estudios en ratones que han demostrado que la restricción calórica puede tener un efecto protector contra el cáncer y otras enfermedades. “Resulta que este mecanismo de pérdida de tejido es en realidad protector, al menos para los ratones, de la misma manera que limitar las calorías puede ser protector para los ratones”, dice Vander Heiden.

EN BUSCA DE LA CONEXIÓN HUMANA

Los intrigantes hallazgos del estudio con ratones llevaron al equipo de investigación a ver si podían encontrar alguna conexión entre la pérdida de peso y la supervivencia en pacientes humanos. En un análisis de registros médicos y muestras de sangre de 782 pacientes, no encontraron ningún vínculo entre el grado de pérdida de tejido en el momento del diagnóstico y la duración de la supervivencia. Ese resultado es importante porque podría asegurar a los pacientes que la pérdida de peso no significa necesariamente que el paciente vaya a empeorar, dice Vander Heiden.

“A veces no se puede hacer nada con respecto a esta pérdida de peso, y este hallazgo puede significar que el hecho de que el paciente esté comiendo menos y esté perdiendo peso no significa necesariamente que esté acortando su vida”, afirma este experto.

Los investigadores dicen que se necesitan más estudios para determinar si el mismo mecanismo que descubrieron en ratones también se produce en pacientes con cáncer humano. Debido a que el mecanismo que detectaron es muy específico de los tumores de páncreas, puede diferir de las causas subyacentes del desgaste de los tejidos que se observan en otros tipos de cáncer y enfermedades como el VIH.

“Desde un punto de vista mecanicista, este estudio revela una manera muy diferente de pensar qué podría estar causando al menos algo de pérdida de peso en el cáncer de páncreas, sugiriendo que no todas las pérdidas de peso son iguales en diferentes tipos de cáncer –señala Vander Heiden–. Y plantea preguntas que realmente necesitamos estudiar más, porque algunos mecanismos pueden ser protectores y ciertos mecanismos pueden ser malos”.

Confirmado.net / EUROPA PRESS

Etiquetas : pacreaspérdida de pesosalud