El Gobierno de Ecuador decidió el martes retirar la seguridad que proporcionaba al expresidente Rafael Correa (2007-2017) por considerar que no existen razones que la justifiquen.

La decisión se tomó “en cumplimiento de las recomendaciones generadas por el Ministerio de Defensa” y “según previa consulta a la Secretaría Nacional de Inteligencia” debido “al bajo nivel de riesgo existente”, señala un comunicado de la Secretaría de Comunicación.

De esta manera, Correa y sus familiares íntimos ya no contarán con la escolta de delegados militares que acompañaban al exmandatario desde que dejó el poder en mayo de 2017.

La misma medida se aplicará para el exvicepresidente Jorge Glas, recluido en una cárcel de Quito cumpliendo pena por el delito de asociación ilícita en el caso Odebrecht.

Correa, que vive en Bélgica desde el año pasado, contó hasta ahora con seguridad pagada por el Estado ecuatoriano como resultado de un decreto que él mismo firmó el 3 de mayo de 2017.

Ese decreto estableció que los expresidentes y exvicepresidentes, junto con sus cónyuges e hijos, recibirán protección hasta un año luego de dejar sus cargos, aunque estos plazos “se podrán acortar o extender sobre la base del informe de riesgos que obligatoriamente se elaborará para el efecto”.

Al momento, el exmandatario, su esposa y sus tres hijos cuentan con protección militar que depende administrativa y financieramente de la Presidencia, aunque el personal pertenece a las Fuerzas Armadas.

Correa gobernó entregó el poder a su sucesor y correligionario, Lenín Moreno, con quien desde el inicio mantuvo desavenencias.

Actualmente es su principal crítico y adversario.

Confirmado.net / Sputnik

Etiquetas : BELGICAEcuadorJorge GlasRAFAEL CORREASERVICIO DE PROTECCIÓN PRESIDENCIAL