MUNDOTitulares

Argentina: la imagen de M. Macri, lo que el FMI se llevó

Desde que ingresó al ámbito de las estimas públicas en 1995 como presidente del Club Atlético Boca Juniors -una de las instituciones más populares del fútbol argentino- la imagen personal de Mauricio Macri -y de él como gestor/administrador- siempre había estado en progresivo crecimiento, con algunos saltos importantes hacia arriba, como cuando fue reelegido jefe de Gobierno (2011) o cuando ganó el balotaje en la contienda presidencial del 2015. Sin embargo, desde diciembre del año pasado, a propósito de lo que supuso la propuesta de reforma previsional planteada por su Gobierno en el Congreso, sus indicadores comenzaron a caer. Esta situación se agudizó con las últimas circunstancias político-económicas del país: la devaluación del peso argentino, la necesidad estructural de respaldar el modelo económico en dólares y la solución adoptada por el Gobierno de recurrir (una vez más) al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los mencionados hechos parecen haber perforado el blindaje que, salvo excepciones -como el escándalo de la condonación de deuda de Correo Argentino a su propio padre o el caso Avianca- tenían tanto M. Macri como su gestión. El mismo blindaje que venía resistiendo la disminución en el poder de compra de la mayoría de la población, la reorientación compulsiva de los gastos domésticos, o el aumento de la desigualdad social.

Este retroceso, que empezó a observarse en diciembre del 2017, ya puede comenzar a verse como una tendencia social más firme a partir de los primeros días de mayo de este año, sobre todo si consideramos que viene siendo un dato extendido en todas las consultoras de opinión. Hay tres indicadores sustantivos que respaldan la inferencia: I. el grado de insatisfacción de la ciudadanía en general; II. el impacto económico de la suba del dólar y el retorno al FMI para solucionar los desequilibrios macroeconómicos internos y; III. la coincidencia por parte de las encuestadoras de una reversión del optimismo/pesimismo como organizador de los humores sociales.

I. Imagen presidencial e imagen del Gobierno

Uno de los trabajos que, si bien elaborado durante el mes de abril, ya indica una caída en la “satisfacción” respecto del Gobierno y del Presidente es el de la Universidad de San Andrés1. Allí se vislumbra que “la marcha general de las cosas” es insatisfactoria, al igual que “los resultados de gestión” tanto del Poder Ejecutivo como del Congreso y la Corte Suprema, lo que habilita a una mirada más de conjunto sobre el sistema político. Según este sondeo de opinión cada son vez más los que desaprueban al Gobierno nacional que los que sí lo hacen (sobre todo en Clase D, milennials, localizados en el sur del país y opositores).

LEA MÁS CELAG.ORG

Confirmado.net

Etiquetas : ArgentinaFMIMACRI