close

El dólar a 25 pesos provocó una fuerte licuación de activos en pesos, otro shock inflacionario y un incremento adicional del ratio deuda/PIB. El regreso del FMI es una pesada herencia para un futuro gobierno de otro signo político.

La corrida cambiaria que lanzó la paridad hasta los 25 pesos tiene varios impactos negativos: un shock inflacionario con la inmediata caída del poder adquisitivo del salario y las jubilaciones, la licuación de los ahorros en pesos de personas y empresas, y la economía arrojada a la recesión. Estas son las consecuencias que han sido mencionadas en estos días de respiro en la escalada del dólar, aunque sin que se haya detenido la sangría de reservas, lo que revela que las tensiones no han aflojado pese al insólito triunfalismo del Gobierno.

La fuerte devaluación tiene también otro efecto que habitualmente es poco evaluado y se refiere a la solvencia de la economía. El ajuste cambiario provoca el inmediato aumento de la carga de la deuda en relación al Producto Interno Bruto. Hasta antes de la veloz suba del tipo de cambio a 25 pesos, ese ratio era del 59 por ciento y después saltó al 69 por ciento, umbral que el mundo de las finanzas internacionales empieza a observar con cautela. Otro saldo de la corrida es que el FMI volverá a auditar, contra la entrega de un crédito, a la economía argentina, estadía que resultará una pesada carga para cualquier futuro gobierno que aspire a desviarse de la actual política económica regresiva.

LEA MÁS PAGINA 12 ARGENTINA

Confirmado.net

Etiquetas : Alfredo ZaiatArgentinaCorrida cambiariapagina 12Precio costosísimoretorno del FMIriesgo de insolvencia