close

El día de ayer el tablero político en Ecuador volvió a trastocarse a raíz de la designación de Richard Martínez como el nuevo ministro de Economía. No hay vueltas que darle ni eufemismos de “diálogo” o “consenso” que valgan: el nuevo ministro tiene una larga tradición en el lobby empresarial. De acuerdo con la información disponible, fue consultor para la CORPEI (asociación privada de lobby institucionalizado) y director de asuntos económicos y de comercio exterior de la Cámara de Industrias y Producción (CIP). En el año 2012 llegó a la vicepresidencia de la CIP y sólo 2 años después logró ascender a la presidencia de la misma institución. Por si fuera poco, desde 2015 Martínez es presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), máximo órgano de representación de los gremios y federaciones empresariales en Ecuador. Según información del propio Comité Empresarial, éste representa los intereses de las empresas más grandes del país (30% del PIB). El nombramiento de Martínez como máximo representante de la política económica consolida la tendencia del gobierno de Moreno hacia la entrega el Estado a los poderes empresariales: Eva García, Pablo Campana y Raúl Ledesma, ministros actuales de Moreno, también vienen directamente de esa línea.

Martínez ha jugado un importante rol desde 2014, pujando por un modelo neoliberal sin tapujos. No hay nada que ocultar: él se define como un liberal. Debe entenderse que Martínez remplaza a María Elsa Viteri, quien sólo estuvo dos meses en el cargo y que, aunque venía claramente con un plan de ajuste bajo el brazo, tuvo la “desacertada” posición de defender el cálculo de la deuda pública hecha por el gobierno de Rafael Correa. Evidentemente, la anterior ministra disputó el poder del Contralor General encargado —y los poderes que representa— quien dictaminó que la deuda había superado el techo constitucional, intentando ilegalmente llevar a la cárcel a Rafael Correa. Quien hoy encabeza la Contraloría es el encargado de liderar la maquinaria de persecución que ha implementado Moreno -bajo el manto de la “reinstitucionalidad” del país- y el que, mediante un oscuro oficio del mismo 14 de mayo, destituyó a Viteri por causas poco claras (supuestamente, deudas pasadas con el Estado que impedirían ejercer un cargo público). Así, las élites empresariales han cooptado por completo la política económica del país.

¿Qué se espera de la política económica con este nuevo cambio?

La agenda de los grupos a quienes representa el ministro de Economía está clara. Él y sus asociados lo vienen proponiendo desde hace varios años. Para muestra, enumeramos algunas de las propuestas hechas durante 2016 y 2017:

LEA MÁS CELAG.ORG

Confirmado.net

Etiquetas : celarEcuadorFINANZASLENÍN MORENO