MANUEL SALVADOR CARMONA

«Lo que te digo es cierto porque lo leí en un libro», «Ayer descubrí un remedio milagroso en Internet», son expresiones cotidianas que dan cuenta de un hecho: la palabra publicada, ya sea impresa o digital, tiene un valor de verdad por sí misma, ante la mirada del público lector, que no depende, necesariamente, de lo que dice.

Por el solo hecho de que lo escrito aparece publicado, se considera, antes que nada, que lo dicho es cierto. En este sentido, el valor intrínseco que tienen los libros en la generación de saberes para sus lectores los ha convertido en fuente de verdades.

Artículo completo (Tiempo de lectura: 2′:10″)

Confirmado.net / Acoso Textual

Etiquetas : CulturaEcuadorINTERNETLECTURALIBROSRAÚL VALLEJOTV