Para el gremio periodístico, el asesinato de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra es un golpe difícil de asimilar. Ecuador nunca había tenido que enfrentar una experiencia tan dramática como esta.

La última esperanza que había de que Javier, Paul y Efraín estuvieran vivos se esfumó ayer viernes al mediodía. Lenín Moreno, presidente de Ecuador, confirmaba la noticia que nadie quería creer. Sus palabras terminaron con un mensaje para los periodistas: “No dejen de criticar, sabemos reconocer nuestros errores y todo esto nos permitirá reconocer si los ha habido. El pueblo ecuatoriano es generoso, perdona cuando uno comete errores, lo que no perdona es que se le mienta, y yo no voy a mentir”.

LEA MÁS EL ESPECTADOR

Confirmado.net

Etiquetas : COLOMBIAEcuadorEL COMERCIO