close
cristodelconsuelo

El eco de los aplausos y de los efusivos gritos, “¡Viva el Cristo del Consuelo!”, parecía extenderse hacia lo más excelso del cielo en la plazoleta del Cisne 2, suburbio guayaquileño, a las 10:00 del Viernes Santo.

Los gestos provenían de miles de personas que, ubicadas al margen del estero Salado, en el sector de las calles Octava y la Ch, formaron una extensa hilera. Y así, al ver la llegada de la imagen del Cristo del Consuelo rodeada de un arco de flores rojas, en su mayoría, los acompañantes de la procesión número 58 alcanzaron el punto más alto de su veneración a Dios.

Solo diez minutos antes de aquello, Adela Palahuache, de 75 años, logró adentrarse en el cercado metálico al pie del monumento del Cristo del Consuelo, de 36 metros, para regar pétalos de rosas en la plataforma en la que más tarde se instalaría la imagen peregrina.

LEA MÁS EL UNIVERSO

Confirmado.net

Etiquetas : cristo del consueloFE CATÓLICAGuayaquilprocesión