Se cuenta entre las mayores sorpresas de la historia de la Copa Mundial de la FIFA™. Después de arrollar a los rivales con una serie de victorias contundentes de camino a la final, la anfitriona de 1950, Brasil, parecía destinada a conquistar su primer título de campeona del mundo. Los brasileños llegaron a su último encuentro, con Uruguay en la ronda final de la competición, necesitando tan solo un empate para levantar el Trofeo Jules Rimet.

Pero la Celeste, que había regresado al Mundial por primera vez desde 1930, tenía otras ideas. En un partido conocido como el Maracanazo, el público local que abarrotaba el Maracaná quedó sumido en un silencio profundo cuando Uruguay remontó el marcador para arañar una victoria por 2-1 contra los anfitriones gracias al famoso gol de Alcides Ghiggia, que otorgó a los suyos su segunda corona de reyes del mundo.

LEA MÁS FIFA.COM

Confirmado.net

Etiquetas : FIFAMARACANÁMUNDIAL BRASIL 1950MUNDIAL RUSIA 2018URUGUAY
A %d blogueros les gusta esto: