close
femicidio violencia mujer

Eran las 04:30 de ayer cuando un niño, de ocho años, llegó llorando a la Unidad de Policía Comunitaria de la parroquia Jadán, del cantón Gualaceo, para pedir auxilio, porque en su hogar había una escena de extrema violencia.

Cuando los policías llegaron a la vivienda, ubicada en la calle Vicente Pacheco y Francisco Pérez Gordillo, sector del cementerio parroquial, se encontraron con los padres del niño inmóviles, y a un pequeño, de cinco años, que también lloraba en un rincón del dormitorio.

El hecho fue notificado al ECU-911, entidad que de inmediato despachó un equipo de socorristas del Cuerpo de Bomberos Cuenca, que avanzó desde la estación Guangarcucho, pero cuando arribaron, solo pudieron comprobar que, Rafael Severo Juela, de 32 años, y su esposa Brenda Elizabeth Ayabaca, de 27 años, no tenían signos vitales.

LEA MÁS EN EL TIEMPO

Etiquetas : Ecuadorfemicidio