El sueño de construir 325.000 viviendas en el país, en cuatro años, pasa por un doble desafío: lograr que el modelo de asociatividad entre el Estado y las constructoras privadas funcione para, a través de esa dinámica, conseguir los cerca de $ 7.000 millones que el plan total requiere para hacerse realidad. Este año, el reto inició con la recepción de propuestas.

De allí se canalizarán los $ 1.000 millones que el programa requiere para terminar de arrancar. La empresa pública Casa para Todos, que tiene a su mando este programa, proyecta para este año la construcción de hasta 60.000 casas. Las primeras 20.000 viviendas, dice Mario Burbano, gerente de la estatal, ya han empezado a construirse, tras la inversión de un capital de $ 500 millones.

La meta, admite, es sumamente ambiciosa, pero confía en que el modelo de asociatividad, contemplado en la Ley Orgánica de Empresas Públicas, termine de consolidarse y genere los recursos que se requieren.

Confirmado.net / Expreso

Etiquetas : CASA PARA TODOSEcuadorLENÍN MORENOVIVIENDA