close

“Primera cosa, efectivamente hubo un brote de AH1N1, hubo un brote, me parece que la semana pasada, pero ha disminuido la incidencia del problema. A ver, yo creo que aquí tenemos que ser muy claros: la AH1N1 es un virus que circula normalmente en esta época, o sea, es muy difícil evitar que aparezca. Es normal que aparezca, va a estar ahí, tiene sus épocas de pico como lo llamamos en epidemiología”. Maestros, Breilh, Fierro, perdónenle…

“Luego, en estos momentos estamos abastecidos de la vacuna a lo largo y ancho del país la hemos repartido, estamos iniciando nuestra campaña. Y tercera cosa (¿y la segunda cosa?) el Oseltamivir, el medicamento, el famoso Tamiflú, como información, la OMS lo acaba de retirar a mediados del 2017 de su lista de medicamentos esenciales como medicamento que deberían tener los países, los sistemas. Por tanto, es una gran señal, el Oseltamivir es un medicamento que tiene que estar disponible únicamente en centros muy especializados. Estamos lanzando una normativa en este momento para que se redistribuya a centros muy especializados para pacientes muy puntuales y problemáticos con problemas de salud específicos. Realmente tenemos que hablar en otra entrevista sobre el tema del Tamiflú, es complejo”. Sí, estudie las revisiones Cochrane y vuelva…

“En este momento el Oseltamivir o Tamiflú no hay, porque queremos proteger, hay analgésicos que necesitamos, el médico le va a dar la información, tenemos el programa de vacunas, pero el Oseltamivir lo van a tener para ciertos pacientes que se complican, no para todo el mundo, hay que tomar en cuenta que es un virus, no tenemos solución en la medicina moderna para los virus”. Pero si no sirve y no hay, ¿qué van a redistribuir y para qué?

No, no son chistes del Dr. Chapatín, genial cómico, son declaraciones del Ministro de Salud (subrogante), quien flojo de huesos da cátedra de infectología, epidemiología, salud pública, farmacología y virología ‘chimbas’. Y ‘en corto’ declaró tener una novia de 17 años (sic.). Tragicómico. La antología del desastre, la ignorancia y la mentira en Salud, se cuentan solas. Por dignidad: llámese a silencio.

pabloizquierdo7@gmail.com

Etiquetas : INFLUENZAMINISTERIO DE SALUD