close

Este 1 de enero se cumplieron 25 años de la desaparición de las barreras nacionales para el libre movimiento de personas, bienes, servicios y capitales en la Unión Europea (UE), aunque al mercado único aún le quedan tareas pendientes en el área digital y fiscal, sin mencionar el desafío que representa la salida del Reino Unido de sus filas. En el último cuarto de siglo, el levantamiento de las barreras nacionales les ha permitido a muchos ciudadanos de toda la UE estudiar, vivir, hacer compras, trabajar y jubilarse en cualquier país de la Unión, así como acceder a productos de toda la Unión sin aranceles, a la vez que otorga certidumbre a los inversores extranjeros.

Cuando el mercado único empezó a funcionar oficialmente en 1993 abarcaba a 345 millones de personas en doce países de la UE, mientras que hoy incluye a más de 500 millones de personas en 28 Estados miembros. Para los ciudadanos, significa disponer de una oferta mayor y, para las empresas, la posibilidad de ampliar su número de clientes potenciales. Así, mayor competencia abarató los precios, usar el móvil por la UE cuesta actualmente lo mismo que en casa, las tarifas aéreas cayeron y se abrieron nuevas rutas y muchas familias pudieron elegir su proveedor de gas y electricidad, unos beneficios que los ciudadanos hoy dan por sentados.

LEA MÁS DW.COM

Confirmado.net

Etiquetas : 25 AÑOSMUNDOUNIÓN EUROPEA