Bomberos en California intentaban controlar el martes un incendio forestal, el quinto más grande en la historia del estado, ante implacables ráfagas de viento y condiciones de sequía que se teme que persistirán.

El incendio denominado Thomas, que ha arrasado con 93.765 hectáreas en los condados de Ventura y Santa Bárbara, ubicados a 160 kilómetros al noroeste del centro de Los Ángeles, creció pero a un ritmo más lento, informó el Departamento Forestal y Protección de Incendios de California (Cal Fire).

Pero se espera que vientos de hasta 65 kilómetros por hora y una humedad extremadamente baja se mantengan hasta el jueves, lo que seguirá dificultando los esfuerzos de los bomberos, dijo el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos (NWS).

La combinación de vientos y de una humedad relativa muy baja lleva a condiciones de fuego críticas y puede permitir un potencial de crecimiento significativo de fuego y de comportamiento de incendios”, dijo el meteorólogo Rich Thompson del NWS, el lunes por la noche.

Cerca de 7.000 bomberos están enfrentando las llamas, que han destruido cerca de 800 estructuras, incluyendo más de 680 casas, dijo el Cal Fire.

LEA MÁS EN VOANOTICIAS 

Etiquetas : CaliforniaEEUUincendios
A %d blogueros les gusta esto: