close

El consumo de alcohol adulterado comprado en el Centro Histórico de Quito dejó como saldo 24 personas afectadas (dos de ellas son mujeres), de las cuales ocho perdieron la vida desde la noche del 25 de octubre de 2017.

Ayer, jueves 26, tras los fallecimientos, la Policía realizó un operativo en el sector de San Blas, en el que se decomisaron 6 000 litros de licor artesanal.

Tras estos operativos, dos personas fueron detenidas para la investigaciones del caso. Según detalló el general Patricio Carrillo, comandante del Distrito Metropolitano de Quito, parte de los intoxicados serían miembros de una misma familia que disfrutaban de una fiesta el pasado sábado y otros que habrían consumido el alcohol en reuniones.

LEA MÁS EN EL COMERCIO