En el mundo mueren nueve millones de personas cada año por culpa de la contaminación, pero no sólo la del aire. Por primera vez, una investigación analiza la repercusión que tiene sobre la salud la polución del aire (exterior e interior), del agua, del suelo y los contaminantes químicos que nos rodean.

Todos juntos actúan incrementando el riesgo de muerte prematura por enfermedades del corazón, derrame cerebral, cáncer de pulmón y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).En definitiva, una de cada seis personas muere al año en todo el mundo por la contaminación.

Según los firmantes del artículo, estos fallecimientos suponen el 16% del total de defunciones anuales y la mayoría de ellas (92%) ocurren en países de bajos y medios ingresos, donde la polución afecta de forma desproporcionada. Son los últimos datos que se desprenden de un nuevo informe publicado en la revista The Lancet, cuyos firmantes reclaman mayor atención y voluntad por parte de los gobiernos, con el fin de destinar los recursos necesarios para afrontar y minimizar tales cifras.

LEA MÁS EN EL MUNDO.ES