Kim Jong-un sigue probando bombas y misiles. Andray Abrahamian, experto en Corea del Norte, explica a DW por qué no abriga ninguna esperanza de que Pyongyang renuncie a su programa nuclear.

DW: Para muchos expertos, el sexto ensayo nuclear de Corea del Norte no fue una sorpresa, pero sí su envergadura. Presuntamente se trató de una bomba de hidrógeno con la cual, según el régimen de Pyongyang, se puede equipar un misil intercontinental. ¿Ha modificado esto sustancialmente la situación en la península coreana?

Andray Abrahamian: No lo creo así, dado que Corea del Norte trabaja desde hace tiempo en pos del objetivo final de estar en condiciones de lanzar una bomba atómica sobre territorio continental estadounidense. El ensayo del domingo demuestra que Corea del Norte desarrolla su programa de manera considerablemente más rápida que lo que la mayoría habría esperado.

Lea más DW.COM

Confirmado.net

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.