El exgerente de Celec EP, Eduardo Barredo, no cree que se “haya cometido ningún acto de corrupción” en la suscripción del contrato para la edificación de la hidroeléctrica Manduriacu, que estuvo a cargo de la empresa brasileña Odebrecht.

Barredo asistió ayer a rendir su versión voluntaria hasta la Fiscalía General del Estado, que investiga los presuntos hechos de corrupción alrededor de la constructora, pues él firmó el contrato de adjudicación por $124 millones. Aunque reconoció que su valor aumentó a los $ 190 millones porque se corrigieron especificaciones de los estudios de construcción.

Lea más EL UNIVERSO

Confirmado.net