El vicepresidente Jorge Glas aseguró que no renunciará a su cargo ni saldrá del país. Cuestionó el accionar de la Fiscalía General del Estado que pidió su vinculación en el caso Odebrecht y subrayó que la autoridad cedió ante la presión mediática de la que es víctima desde hace dos años. “Me sentenció la prensa”, enfatizó.

Respecto a los 10 indicios que halló la fiscal Diana Salazar en su contra, expresó que no existen pruebas y que ahora debe defenderse de supuestos. No se puede juzgar a una persona por un chat como prueba, expresó. Asimismo, sostuvo que la fiscal no era competente para pronunciarse sobre su caso, ya que él tiene fuero de Corte: “Ella se permite emitir un criterio jurídico”, declaró.

Insistió en que la Asamblea Nacional no debe impedir su comparecencia porque no quiere que existan dudas sobre su voluntad de responder ante la justicia.

Además, calificó al caso Singue como un “atropello jurídico de la Contraloría General del Estado”, pues obedece a una persecución política en su contra. Negó las apreciaciones sobre una supuesta división en AP y enfatizó que existe un bloque consolidado, firme en sus convicciones y en el espíritu revolucionario que los movió en la última década. (Audio)

Confirmado.net / Sonorama

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: