En Italia, las temperaturas alcanzaron los 40 grados en gran parte del país y 26 ciudades están en alerta máxima. Además, no hay visos de que desciendan la próxima semana.

Las urgencias en los hospitales aumentaron un 15%, mientras que la falta de agua está afectando también a la economía. La producción de leche de oveja ha descendido considerablemente, y se estima que también lo hará la de aceite este otoño.

Confirmado.net / Euronews