close

No hay nada seguro, salvo la muerte y los impuestos, dice un proverbio famoso. ¿Pero es el impuesto algo exclusivo de los seres humanos? En novelas y películas de ciencia ficción se ha pintado el papel de los robots en el futuro de muchas maneras, pero nunca nos hemos imaginado a nuestros amigos androides como contribuyentes al sistema fiscal.

Sin embargo, el concepto algo futurista de un “impuesto robot” es un tema real en Europa, aunque todavía algo lejos de convertirse en realidad. Un argumento establecido desde hace mucho tiempo es que los avances cada vez más rápidos en inteligencia artificial (IA) y en la automatización, la así llamada revolución robótica, provocaría un enormes desempleo. Un estudio ampliamente citado de los economistas de la Universidad de Oxford Carl Frey y Michael Osborne, pronostica que dentro de las próximas dos décadas, casi el 50 por ciento del empleo total en EE.UU. está en “alto riesgo” de perderse por la automatización y la computarización.

Lea más en dw.com

Confirmado.net