Rosa, Verónica, Cristina, Ruth, Jenny, Blanca, Jéssica, Ketherine, María… La lista es larga y solo incluye al género femenino. Mujeres que, aunque en su mayoría no se conocían, todas vivieron un martirio en común que las llevó a un trágico final.

Son un total de 69: madres, hijas, sobrinas, nietas, amigas, de entre los 15 meses de nacida y 72 años de edad que se convirtieron este año (del 1 de enero al 23 de julio) en las últimas víctimas del femicidio, en el país, según estadísticas oficiales.

No obstante de esa cifra, un informe elaborado por el Colectivo de Geografía Crítica del Ecuador y Fundación Aldea, que recoge el reporte de casos denunciados y publicados en diferentes medios de comunicación, detalla no solo los nombres de las víctimas. Además revela un número superior de mujeres muertas, producto de la violencia de género: 98.

En un conversatorio con la prensa, el ministro del Interior, César Navas, reconoció que hay un incremento del 50 % de femicidios en comparación al año pasado. Pero rescatan que en su mayoría ya están resueltos.

LEA MÁS EN EXPRESO