La moneda artificial bitcoin, o criptomoneda, tiene programado un volumen máximo, es decir, no puede ser multiplicada a discreción. No obstante, las monedas digitales surgen como hongos después de la lluvia. A mediados de abril había “solo” 782 de esas monedas. A comienzos de mayo eran ya 830 y a comienzos de esta semana, 871. Su valor total sumado pasó de 27.000 a 112.000 millones de dólares.

No obstante, con bitcoins no puede pagarse casi nada. En Fráncfort del Meno hay 12 negocios que los aceptan; en Hamburgo, 13; en Berlín, 44 y en Stuttgart y Düsseldorf, dos. En Hamburgo, por ejemplo, es una pizzería, dice Jörg Quitzau, economista del Banco Berenberg. “Es decir, con bitcoins, uno puede alimentarse, pero solo con pizza”, agrega. Quitzay y su colega Henning Vöpel, del Instituto de Economía Mundial de Hamburgo (HWWI), lo analizaron en un estudio con el título “El futuro del dinero, el dinero del futuro”.

LEA MÁS DW.COM

Confirmado.net