Keko, el último muerto de una Argentina enferma

Emanuel Balbo murió al grito del peor insulto para un hincha de Belgrano de Córdoba como él: “¡Es de Talleres!”. Es el archirrival local. Emanuel, de 22 años, era el típico joven del extrarradio argentino, donde casi todo gira alrededor del fútbol. “Un tipo de esos jodones,muy amiguero”, recuerda su padre, Raúl.

No era un ultra. Ni siquiera frecuentaba la zona más complicada del estadio Mario Alberto Kempes. “Iba siempre a la platea con Lucas, un amigo que tiene un chico de cuatro años, para estar más tranquilos. Pero ese día, como era el clásico Belgrano-Talleres, no encontró nada en platea y se fue a la popular”. Cayó en la tribuna Willington, una de las difíciles, pero ni siquiera la peor.

LEA MÁS EL PAÍS

Confirmado.net