close

(Vídeo) Abatido un perro que se escapó hacia la pista de aterrizaje del aeropuerto de Auckland

La Policía de Nueva Zelanda abate a un pastor escocés llamado Grizz de tan solo 10 meses de edad y que estaba siendo entrenado para detectar explosivos.

Los agentes le persiguieron durante horas después de que se escapara hacia la pista de despegue del aeropuerto de Auckland.

Se desconocen los motivos de su repentina huida pero tras intentar atraerlo sin éxito con comida, juguetes y otros perros decidieron abatirlo.

“Cualquier animal u objeto que este moviéndose fuera del perímetro de seguridad y que pueda acceder a la pista principal representa un problema para la seguridad y es bastante peligroso. Si golpea a un avión pequeño en el momento del despegue o aterrizaje puede provocar una catástrofe”, decía el experto en aviación, Peter Clark.

Confirmado.net / Euronews