La generación Peter Pan

Por María Caridad Vásquez *

Los “Millennials” o la generación “Peter Pan” en alusión a su eterna falta de madurez se ubican entre los años 1981 a 1995, sin embargo hay una discusión sobre el rango, algunos investigadores  la extienden hasta el año 2000. Son jóvenes entre 20 y 35 años, en el Ecuador representan aproximadamente el 25 por ciento de la población. 

Los “Millennials” en el Ecuador serán claves en la campaña, entender sus conductas será un gran reto para los candidatos. Es una generación muy compleja, son exigentes, inconformes y muy críticos. No les gusta las jerarquías, son irreverentes con las autoridades y las instituciones. Los sociólogos coinciden que esta generación es la de menor filiación política y religiosa.

Su relación con la política se expresa a través de las redes, sus comentarios en Facebook o en Twitter tienen igual o mayor importancia que el estar sentados en un evento de participación política. Les gusta opinar y quieren influir. La credibilidad sobre lo que opina un amigo está sobre la credibilidad de una institución, se mueven por las experiencias y no por las marcas  o logos.

Antoni Gutiérrez-Rubí, experto en el análisis social de los “Millennials”, afirma que estamos frente a la mayor generación joven de toda la historia demográfica del país: “La concepción de la relación con las organizaciones políticas y su participación es digital y móvil. La tecnología ya no es una elección para la “nueva política”, sino una obligación para interactuar con los ciudadanos. Se comunican, se organizan y actúan en red a través de dispositivos móviles. Son activistas, no militantes. En el rango de los “Millennials”  el uso de su Smartphone llega a un 70 por ciento. 

“Hackers vs corporaciones, blogueros vs medios de comunicación, terroristas vs estados. Los Millennials no nos necesitan, por eso estamos asustados”, dice Joel Stein periodista de Time. Esta es una generación que muchos coinciden es narcisista, están obsesionados con mostrarse, sino están en las redes no existen.

La generación del Yo Yo y Yo tiene pocas fotos de sus compañeros de curso o de su familia frente a las cientos de fotos de su rostro, sus zapatos o su mascota. Actualmente los problemas que tienen y que llenan los consultorios de los psicólogos son los pocos “likes” que reciben, se deprimen cuando tienen poca exposición.

Estamos frente a otro lenguaje, no hay sólo una narrativa diferente, sino otra estética. Es un importante número de votantes y con mucha influencia, ya veremos qué candidato logra lo que se ve casi imposible: ser parte de su selfie. (O)

* Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de Competencias

Confirmado.net

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: