Los relatores de la ONU y CIDH deben asumir su rol, dice Superintendente de Comunicación

Sobre las aseveraciones emitidas por los relatores para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de las Naciones Unidas, el Superintendente de la Información y Comunicación, Carlos Ochoa, expresa:

“Los criterios sobre la Ley manifiestan, en primer lugar, un total desconocimiento de ella, y en segundo, una defensa incondicional de los intereses económicos de algunos medios, sin embargo, lo que más preocupa, tratándose de personas que provienen de organismos que supuestamente defienden Derechos, es su negativa a reconocerle estos a los ecuatorianos, en especial aquellos relativos a una información y una comunicación libre y democrática.

“Este cuerpo legal, que ellos cuestionan, se ciñe a lo establecido en los convenios internacionales, a la Constitución vigente, garantiza el debido proceso, la presunción de inocencia y el derecho a la defensa, de ahí que resulta avezado, por decir lo menos, decir que la Ley se aplica, por un lado, de manera arbitraria y, por otro, que carecemos de la independencia necesaria para aplicarla, ese sí, un criterio totalmente subjetivo de quien ignora que nuestra designación obedeció a un proceso público con posibilidad de impugnación.

“Creemos que existe una grave contradicción al advertir que en la Ley de Comunicación hay figuras vagas y ambiguas, y que, por tanto, su aplicación debería obedecer a restricciones claras y precisas. Sin embargo, por parte de los relatores no se presenta un solo argumento válido que fundamente esta errada apreciación. Constituye una falacia aseverar que esta Superintendencia ha sancionado de manera ilegal a determinados medios, cuando las restricciones a las que se hace referencia se encuentran claramente establecidas en cada uno de sus artículos y son de pleno conocimiento de los medios de comunicación, además, sus decisiones son susceptibles de apelación ante el contencioso administrativo como de hecho ha sucedido.

“Es claro que los relatores replican el discurso de algunos medios de comunicación que se presumen por encima de la Ley y acogen criterios de agrupaciones como Fundamedios, Aedep y la SIP, vinculadas, no solo económicamente a ellos sino incluso a la propia Comisión Interamericana de la que han recibido financiamiento, lo cual podría ser legal, pero de ninguna manera ético.

“Hablan, sin ningún conocimiento, de sanciones económicas desproporcionadas, previstas por su incumplimiento, lo cual es desmentido por las propias cifras de la institución. En tres años de funcionamiento apenas se ha recaudado algo más de seiscientos mil dólares, mientras que los activos de los medios declarados por ellos mismos el año pasado, superan los 550 millones de dólares, lo cual desvirtúa esta afirmación. Además, si no existieran violaciones a la Ley, no habría necesidad de imponer sanciones.

“Con un desconocimiento que raya en la irresponsabilidad, mencionan a dos medios a los que supuestamente se habría impuesto información. En el caso de El Universo, apenas uno de los 17 procesos instaurados fueron de oficio, el resto corresponden a denuncias, y en el caso de La Hora, de sus 25 procesos apenas seis fueron de oficio, lo cual descarta cualquier persecución, y ya que hablamos de ellos, sería bueno recordar que uno de los directores de El Universo, Carlos Pérez, colocó, en su momento, el nombre de un periodista en el urinario de sus canillitas por mencionarlo en un negociado que perjudicó al Estado y en el caso del propietario de La Hora, Francisco Vivanco, hace pocos meses se refirió en los peores términos a colegas fotógrafos nacionales y extranjeros que efectuaron un plantón frente a su diario exigiendo el pago de la jubilación del colega Raúl Lluno, al que pretendía despedir sin la correspondiente liquidación. Pregunto: ¿los derechos nos cobijan a todos, incluidos periodistas o solo a los propietarios de determinados medios de comunicación? ¿El derecho a la honra, nos cobija a todos o están excluidos de ella los funcionarios públicos, como al parecer piensan los relatores?

“En otra clara muestra del desconocimiento de la realidad del país, pretenden cuestionar un concurso público de frecuencias que busca, tal como dispone la Ley, un reparto equitativo de las mismas, y en el que participan libremente todos quienes aspiran a ellas, a diferencia de lo que acontecía en el pasado donde ocho familias se repartieron cerca del 90 por ciento del espectro radioeléctrico de manera privada sin la observación de ningún relator, peor de los organismos a los que hoy representan.

“Todos estos criterios y otros más, se los habría podido suministrar a los relatores, si estos estuvieran interesados, en el marco de una honestidad intelectual, en efectuar un trabajo imparcial y no en solo en acoger los criterios sesgados de personas y organismos vinculados a los intereses de los propios medios de comunicación.

“Conminamos a los relatores de la ONU y de la CIDH a que asuman el papel para el que fueron designados, este es el de defender la libertad de expresión como un derecho colectivo y no como un mero aparataje en defensa de la estructura económica y del poder político que permitió la conformación de monopolios y oligopolios mediáticos en la región y el mundo y a los que hoy parece que los relatores en mención definitivamente representan”.

Confirmado.net / SUPERCOM

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.