BRASIL: Análisis de 24 7: El epílogo, aun sin última palabra

Lo que viene ahora es una lucha reñida en la Cámara baja, en una disputa que será pareja, a pesar del triunfalismo de hoy por un resultado que no refleja el pleno del cuerpo legislativo, dice la columnista de Brasil/247 Tereza Cruvinel, una de las periodistas mejor informadas del país.

“Pese al triunfalismo de los diarios, que ya hablan hasta de “legado de Dilma”, como hizo Folha, el juego sigue, incluso pese a que la oposición haya obtenido más votos que lo esperado en la comisión especial del llamado impeachment, que votó cuando 50.000 personas gritaban contra el golpe y aplaudían a Lula en Río de Janeiro”, afirma la analista.

“Diferentemente del caso Collor, en 1992, falta un consenso mínimo en la Cámara baja y en las calles. En 1992, el gobierno tuvo un sólo voto en la comisión y ningún acto de apoyo en la calle”, agregó. Para Cruvinel, “ahora, en la cuenta regresiva para votar en el plenario, entran en escena los factores externos destinados a influenciar la disposición de los votantes”.

Pese al triunfalismo de los diarios, que ya hablan hasta de “legado de Dilma”, como hizo Folha, el juego sigue, incluso pese a que la oposición haya obtenido más votos que lo esperado en la comisión especial del llamado impeachment, que votó cuando 50.000 personas gritaban contra el golpe y aplaudían a Lula en Río de Janeiro.

Diferentemente del caso Collor, en 1992, falta un consenso mínimo en la Cámara baja y en las calles. En 1992, el gobierno tuvo un sólo voto en la comisión y ningún acto de apoyo en la calle.

Ahora, en la cuenta regresiva para votar en el plenario, entran en escena los factores externos destinados a influenciar la disposición de los votantes.

1) Lava Jato – No se sabe cuántos operativos, filtraciones o acciones habrá hasta el domingo. La detención del ex senador Gim Argello, se teme, puede ser apenas un aperitivo. Este es un factor absolutamente fuera de control.

2) Los medios – Además de celebrar y soltar fuegos de artificio y anunciar que el impeachment avanzó, que los diputados de la base se están yendo y que desistieron de acordar con el gobierno, ¿qué más harán?. Esta es otra pregunta.

3) El vicepresidente Michel Temer – Ahora disputando con el gobierno cada voto para heredar la silla de Dilma, perdió cualquier resquicio de celo por su propia biografía pero no se pueden subestimar sus acciones.

4) La lentitud del gobierno no ayuda. Acuerdos ya firmados continúan empacados por la burocracia.

5) Las calles – Habrá un movimiento creciente contra el golpe. “No va a haber golpe” resonaba el lunes en las estaciones y en los vagones del metro de Rio, antes y después del acto en el barrio de Lapa.

Pero sea cual sea la votación el domingo, aún estamos lejos del fin de la crisis.

Antes o después, perdiendo en la Cámara baja, el gobierno podrá apelar al Supremo Tribunal Federal (STF), por ahora en la cómoda posición de Pilatos.

Muchos procedimientos que refuerzan el argumento de la nulidad del proceso, como apuntó el Abogado Defensor del Estado, José Eduardo Cardozo, fueron adoptados por la comisión. Espewcialmente las consideraciones al “conjunto de la obra”, superando las dos acusaciones formales.

También habrá una doble batalla en el Senado, en caso de derrota en la Cámara. Una sobre la instauración del proceso en sí. Otra sobre el juicio en sí. Y este ocurriría bajo un gobierno provisional, sin voto y contestado en las calles.

Lo que viene ahora es una lucha reñida en la Cámara baja, en una disputa que será pareja, a pesar del triunfalismo de hoy por un resultado que no refleja el pleno del cuerpo legislativo.

Confirmado.net / Brasil 24 7

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: