El país rinde honores a sus soldados con dos días de luto nacional

    El Ecuador está de luto. Durante los días 16 y 17 de marzo todas las banderas en el país se izarán a media asta como símbolo de solidaridad.

    Así lo estipula el Decreto 966 firmado por el Presidente de la República, Rafael Correa Delgado, en el que también se reafirma el apoyo permanente del Gobierno Nacional a los familiares de las víctimas de esta tragedia.

    El día 15 de marzo del presente año ocurrió un accidente aéreo en la provincia de Pastaza donde fallecieron 22 soldados de la Patria. Como muestra de respeto y en honor de los militares fallecidos hoy se realizaron una serie de actos solemnes en diferentes partes del país.

    Tras el rescate de los cuerpos, uniformados del Fuerte Militar “Amazonas”, localizado en la provincia de Pastaza, rindieron honores a los difuntos. Familiares y compañeros de armas estuvieron presentes para abordar los cuerpos en la aeronave que los trasladó hasta la capital.

    En el aeropuerto de Tababela, autoridades nacionales y miembros de las tres ramas de las Fuerzas Armadas recibieron a 17 de los 22 militares. Los cuerpos de Cristian Zambrano, Santiago Sarango, Edison Vargas, Edison Guevara y Óscar Villa permanecieron en la Amazonía, región donde residen sus familiares.

    El presidente Rafael Correa, el ministro de Defensa Ricardo Patiño y personal de las Fuerzas Armadas presentaron sus respetos a los soldados que murieron en el cumplimiento del deber.

    Posteriormente, miembros de las Fuerzas Especiales del Ejército llevaron los ataúdes hasta los cinco camiones que los transportaron en caravana hacia la Escuela Superior Militar del Ejército “Eloy Alfaro” (ESMIL), en Parcayacu.

    En la Escuela Militar, los familiares de las víctimas recibieron el sentido pésame de parte del Primer Mandatario, el Ministro de Defensa y el alto mando, quienes ratificaron su compromiso ante los miembros de la familia militar.

    Traslado a la capilla ardiente en la ESMIL

    En un convoy, custodiado por miembros motorizados de la Policía Militar y Agentes de Tránsito, se trasladaron hasta la ESMIL los cuerpos de 16 militares. El féretro de Edwin Sinchiguano fue llevado directamente a su ciudad natal, Saquisilí, en Cotopaxi.

    Durante el trayecto, que duró aproximadamente dos horas y media, cientos de personas se ubicaron a lo largo de la ruta para saludar con banderas del Ecuador, cruces y pañuelos blancos, a las víctimas del fatal accidente.

    Una calle de honor, conformada por miembros de Fuerzas Armadas y cadetes de los colegios militares de Quito, custodió la caravana a su ingreso a la ciudad, por la Av. El Inca hasta la ESMIL, donde se instaló la capilla ardiente.

    Personal de las tres fuerzas conformaron las comisiones que recibieron y llevaron en hombros los féretros. Autoridades de los poderes del Estado también se hicieron presentes para dar su más sentido pésame a los familiares y a las Fuerzas Armadas.

    En la capilla se celebró una misa de cuerpo presente, oficiada por René Coba, Obispo Castrense de Fuerzas Armadas. Una vez concluida esta ceremonia, los cuerpos fueron trasladados hacia sus lugares de origen.

    Ciudadanos, autoridades y uniformados se solidarizaron con los familiares y miembros de Fuerzas Armadas, despidiendo a los soldados que fallecieron cumpliendo sus responsabilidades en defensa de la Patria.

    Confirmado.net / Ministerio de Defensa

    - Publicidad Bottom Ad -