Tras la separación de uniformados involucrados en presuntas acciones ilegales (narcotráfico, extorsión, robo a vehículos blindados), grupos especializados de la Policía dan seguimiento a las actividades que realizan los dados de baja.

El excomandante de la Policía Bolívar Cisneros destaca la decisión, pues considera que, en algunos casos, los uniformados separados tienen ventajas como contar con información confidencial de operativos o grupos delincuenciales que son investigados, manejo de datos de inteligencia.

Al ser personas preparadas en las especialidades de la Policía, conocen el manejo de armas. “Obviamente se les da seguimiento y a veces  estas personas han sido puestas a órdenes de las autoridades”, explica.

- Advertisment Article Inline Ad -

El seguimiento incluso se realiza cuando se ha tenido conocimiento de que, al estar en servicio activo, tenían alguna relación con las bandas delincuenciales.

Cisneros menciona, por ejemplo, que luego de ejecutadas las actividades de inteligencia, algunos se volvieron elementos activos de las bandas delincuenciales y, en otros casos, informantes de las actividades que cumple la Policía o se hacían pasar por oficiales en servicio activo.

Para el especialista en seguridad Daniel Pontón, esta es una acción que faltaba ser complementada porque la depuración por sí sola responde a un proceso institucional, pero también hay un talento humano capacitado en manejo de armas.

“Hay que complementar el círculo para saber dónde y qué actividades realizan para evitar que se puedan generar redes delincuenciales”, señala.

Las cifras

Desde 2013 han sido separados de las filas 625 uniformados. En junio de 2013, 208 policías involucrados en presuntas faltas, que van desde el abandono del sitio de trabajo hasta delitos penales como narcotráfico y violación, fueron separados de la Institución en el inicio del proceso de depuración.

En junio de 2014 también salieron por presuntas faltas 322 servidores, y en lo que va de este año fueron separados 93 uniformados que no pasaron la prueba del polígrafo o ‘prueba de confianza’, como parte del proceso de depuración. Otros dos policías fueron dados de baja en abril por estar involucrados en presuntas actividades de narcotráfico. (SC)

Prueba del polígrafo

El comandante de la Policía, Fausto Tamayo, justificó la decisión de separar de la Institución a los uniformados que no pasaron la prueba del polígrafo o ‘prueba de confianza’, como parte del proceso de depuración.

“No puedo hacer un juicio de valor respecto de lo que los funcionarios policiales puedan alegar. Hay instancias y nosotros hemos cumplido con la nuestra y ellos tienen todo el derecho de hacer los reclamos que crean conveniente”, comentó Tamayo, en referencia a la decisión de 61 de los 93 uniformados que han planteado acciones de protección constitucional.

La medida legal que plantearon los 61 uniformados busca que el ministerio del Interior y la Comandancia de la Policía revisen la decisión, se investigue caso por caso y haya derecho a la defensa.

Confirmado.net / La Hora

- Advertisement Article Bottom Ad -