«En democracia se respetan las urnas y la voz de la calle», dice Rousseff

    - Advertisement Article Top Ad -

    Tras las masivas manifestaciones registradas el domingo en Brasil, la presidenta, Dilma Rousseff, aseguró que «escucha y seguirá escuchando» las voces opositoras y se comprometió a tomar medidas para revertir el descontento.

    La mandataria precisó que centenares de miles de brasileños salieron a las calles para manifestarse con toda libertad, de forma pacífica y sin violencia. 

    “Así como las urnas traducen la voluntad de la nación, que no puede ser irrespetada, las calles son un espacio legítimo de manifestación popular», sostuvo Rousseff durante la presentación del nuevo Código Procesal Civil.

    En este marco, afirmó que su gobierno está abierto para escuchar a toda la sociedad en la toma de medidas y reiteró su «convicción de que la coyuntura actual apunta a la necesidad urgente de realizar una amplia reforma política». «Mi compromiso es gobernar para los 203 millones de brasileños», subrayó.

    - Advertisment Article Inline Ad -

    «En el combate a la crisis, usamos todas las armas, subvenciones, subsidios y exenciones para evitar que alcance a los empresarios, la clase media y los trabajadores», prosiguió. La mala performance económica de Brasil es uno de los motivos que impulsó a la gente a las calles, junto con los casos de corrupción.

    «Ahora no tenemos más recursos para seguir haciendo eso. Necesitamos hacer ajustes y correcciones para continuar creciendo. Mi gobierno tiene mucho compromiso con la estabilidad económica, porque es la que garantiza los empleos y la estabilidad del país», agregó.

    La presidente insistió en que hará «los ajustes necesarios, dialogando con todos», y pidió repudiar a quienes dicen que «cuanto peor» le va a su gobierno, «mejor». «No tengan dudas de que los ajustes serán hechos en defensa de todos los brasileños», manifestó.

    Confirmado.net/Infobae/foto de archivo

    - Advertisement Article Bottom Ad -