Al hacer una revisión de cómo se van ejerciendo los derechos de la niñez y juventud, la presidenta de la Legislatura, Gabriela Rivadeneria Burbano, destacó que se está garantizando el derecho a la salud integral y la nutrición, mediante la construcción de subcentros de salud, la mejora de hospitales, con atención prioritaria a las niñas, niños y adolescentes, no obstante, reconoció que resta mucho por hacer.

Subrayó que respecto de los derechos a la educación y a la cultura se está luchando, especialmente para que los niños de las zonas rurales y periféricas asistan a las escuelas, para que expongan lo que quieren ser de grandes y no se equivoquen después. Además, se respeta el derecho a tener una familia y disfrutar de la convivencia familiar y comunitaria, a los contextos culturales, a la libertad de expresión y asociación, a una vida más digna.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional del Niño, la titular de la Asamblea remarcó que la Constitución establece que los niñas, niñas y jóvenes tienen derecho a la integridad física y síquica, es decir, la garantía de su propia protección, de lo que piensan, de su cuerpo, de la identidad, nombre y ciudadanía, que son seres humanos iguales, aunque sean indígenas, afroecuatorianos, mestizos, cholos, montubios, todos tienen el mismo derecho.

 

La reunión se efectuó en el salón José Mejía Lequerica de la sede Legislativa, de iniciativa del Grupo Parlamentario por la Garantía de los Derechos de Niñas, Niños, Adolescentes y Jóvenes, coordinado por la asambleísta Marisol Peñafiel y contó con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Infancia, Unicef, el Plan por ser Niña; y, el Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia.

 

Asistieron niños de todas las provincias del país, con discapacidad, estudiantes del campo, la ciudad, madres adolescentes; la presidenta y las dos vicepresidentas de la Legislatura; asambleístas; la ministra de Inclusión Económica y Social, Doris Soliz; y, la Directora del Plan Internacional, Rossana Viteri.

 

La legisladora Marisol Peñafiel, al dar la bienvenida a los concurrentes, agradeció a todos los que se incluyen en el nuevo proceso de compromiso colectivo a favor de la lucha de los niños y adolescentes y pidió a todos los parlamentarios unirse para hacer posible esos sueños y derechos de los niños, al precisar que el embarazo en las adolescentes también es una responsabilidad de este Grupo Parlamentario.

 

“Uno de los mayores retos es cómo cambiamos el sistema de aplicación de las medidas socioeducativas, que es lo que no ha funcionando en el país, porque lo que pretendemos entregar es adolescentes rehabilitados”, enfatizó.

 

De su lado, el presidente del Consejo Consultivo Nacional de Niñas, Niños y Adolescentes del Ecuador, Miguel Zambrano, al explicar sobre la agenda de este sector prioritario en la institucionalidad y los Consejo Nacionales de la Igualdad, resaltó que los niños, niñas y adolescentes deben ser la razón de un Estado libre, democrático y digno, que es el país de sus sueños.

 

Solicitó aprobar juntos la Ley de los Consejos Nacionales para Igualdad, enmarcada en el interés superior del niño y representando las especificidades y todas las normas que los vinculen, para así poder decir que ya no se atenta nunca más contra los derechos de este segmento de la población.

“No solo queremos ser partícipes de la construcción del país de nuestros sueños, sino que nosotros, los niños, niñas y adolescentes, somos el país de nuestros sueños”, concluyó.

Mientras, la asambleísta María Soledad Vela, al destacar que los niños y niñas son el eterno presente de la patria, citó ejemplos de cómo los niños hacen democracia a través del Bus Interactivo, en donde participan activamente y hacen propuestas legislativas. “La defensa de sus derechos ha sido una lucha sin tregua y no claudicaremos hasta conseguir que Ecuador sea un país del tamaño de sus sueños”, recalcó, al enfatizar que el reto más grande será cumplir con sus anhelos.

En el encuentro, una niña con discapacidad entregó una ofrenda floral a la presidenta Gabriela Rivadeneria; otro pequeño declamó y le entregó una placa de reconocimiento a la misma autoridad, al igual que a la asambleísta Marisol Peñafiel, en tanto que Nicol Cachado, del Colegio Leonardo Maldonado Pérez de Puembo, relató aspectos relativos al trabajo infantil doméstico y los retos para la legislación y la política pública.

Por último, los niños y niñas entregaron cartas a las autoridades de la Asamblea, en las cuales constan los compromisos que se deben cumplir en legislación. El cierre se hizo con la participación de la banda de la Unidad Educativa Yahuarcocha y la presentación del Circo Social.

Confirmado.net/Asamblea