close

Hoy: Tres detenidos y ni una pista del paradero de David Romo

no thumb

La desaparición de David Romo sigue siendo una interrogante sin respuestas para los investigadores encargados del caso.

El joven desapareció el 16 de mayo mientras regresaba a su domicilio, ubicado en el sector de San Antonio de Pichincha, al norte de la ciudad de Quito.

Tres personas fueron detenidas por su supuesta relación con la desaparición, pero sus testimonios presentan contradicciones. Lo único que parece claro es que el joven tomó un alimentador de la Metrovía, que se dirigía a su vivienda. De lo que ocurrió en el trayecto, no se tiene certezas.

Según las declaraciones de los familiares de Romo, el joven salió de su casa a la 06:00, desde donde se desplazó a la Universidad Centra. Sus compañeros lo vieron llegar a clases normalmente.

Alexandra Córdova, madre del desaparecido, dijo que su hijo hacía a diario esa ruta, y que era normal que pase todo el día en las inmediaciones de la Universidad, ya que sus horarios de clases van desde las 09:00 hasta 21:00, con horas huecas.

Después de cumplir con su jornada, el joven se desplazó hasta la parada del Metrobús del Seminario Mayor y se dirigió hasta la terminal La Ofelia, la última parada del recorrido.

Durante el transcurso del viaje, Romo realizó una llamada telefónica a su madre, indicándole que estaba camino a casa.

Todo hasta ahí parece claro, el muchacho acudió normalmente a sus clases y se reportó a su familia para confirmar su retorno. Pero es ahí donde empieza el misterio que envuelve a su desaparición.

La Policía Nacional, en sus primeras pericias, trabajó con la versión de que Romo había recibido un aventón desde Quito para dirigirse a la Mitad del Mundo. Aunque posteriormente se confirmó la versión dada por la familia del desaparecido, de que el joven había afirmado, en su llamada, que estaba en el Metrobús. Esto se comprobó mediante la verificación de las cámaras de seguridad de la estación de La Ofelia, en donde, además, se comprueba que Romo se embarcó en el alimentador que se dirige a la Mitad del Mundo.

A partir de este punto, solo existe la certeza de que el joven desapareció y su celular fue hallado en poder de uno de los cobradores del transporte.

Los dos cobradores y el conductor son los tres detenidos.

Según la declaración de Édgar M., uno de los cobradores (en su poder se encontró el celular), el joven se subió al bus en estado etílico y se sentó en las gradas de desembarque. El momento en que se acercó a solicitarle el pasaje, Romo le pagó con un caramelo. Luego no se percató en dónde se bajó del bus, pero al llegar al final del recorrido, en Rumicucho, ya no estaba.

El detenido además dijo que en la limpieza que realizó del bus, luego de terminar la ruta, encontró el celular y lo guardó.

Sin embargo, estas declaraciones son contrarias a las de Cristian J. y José C., cobrador y conductor del bus respectivamente, quienes en sus versiones afirmaron que el joven estuvo en el bus hasta la última parada.

Según estos testimonios, el joven se bajó del bus al mismo tiempo que una señora ataviada con un traje típico. Pero esta versión no puede ser confirmada, ya que no se ha podido localizarla.

Sin embargo, las contradicciones apuntan al primer testimonio, ya que las dos versiones sostienen que la limpieza del bus se realizó antes de realizar el recorrido. Por lo que la versión de Édgar M. sobre el celular es desmentida por sus compañeros.

Con la única pista del celular y los tres sospechosos en prisión, detenidos por supuesta asociación ilícita, el fiscal Jorge Nogales dispone de 90 días para realizar la indagación que permita localizar al joven y aclarar la situación que se dio en el interior del bus.

Los padres de Romo hasta ahora mantienen la esperanza de hallar a su hijo con vida.

En caso de disponer de información del paradero de David Romo se puede comunicar al teléfono 099 908470

 

HOY / Confirmado.net

A %d blogueros les gusta esto: