Polémica en El Salvador ante negativa de la justicia de no permitir a una mujer abortar pese al riesgo para su vida

    La Corte Suprema de Justicia de El Salvador negó a una joven la posibilidad de practicarse un aborto terapéutico, pese a que padece una enfermedad que le costaría la vida si continúa con el embarazo, y el bebé que bien en camino moriría después de nacer ya que será anencefálico (malformación cerebral congénita).

    Beatriz de 22 años, solicitó la interrupción de su embarazo debido a que padece lupus, una enfermedad que afecta el sistema inmunológico y porque según los médicos su bebé nacerá sin cerebro y morirá minutos después, sin embargo la petición fue negada ya que El Salvador, es un país donde el aborto de cualquier tipo, y siquiera intentarlo, es penado con cárcel.

    “La Constitución establece con claridad que existe vida desde el momento de la concepción y por tanto cualquier cosa que atente contra la vida es asesinato”, dijo Rodolfo Parker, diputado por el Partido Demócrata Cristiano, al respaldar la decisión de la Corte.

    Milena Calderón, diputada del Partido Arena, también secundó la decisión diciendo que “tiene la obligación de cumplirse lo que dice la sala de lo Constitucional y al haber rechazado la petición de Beatriz ella debe mantener su embarazo”.

    Por su parte, las organizaciones de mujeres que realizaron varias manifestaciones a favor de Beatriz lamentaron la decisión de la Corte Suprema y criticaron la demora en emitir el fallo.

    Beatriz quien se encuentra entre la espada y la pared afirma que quiere vivir, por su primer hijo de apenas 1 añito, que no puede defenderse.

    “Yo quiero vivir, por mi otro hijo que tengo. Yo pienso que como este niño lastimosamente viene malo, y se va a morir, entonces deberían de sacarlo… porque mi vida corre riesgo”, expresó Beatriz.

    Aidé García, de la organización Católicas por el Derecho a Decidir destacó que en El Salvador existen casos de mujeres privadas de su libertad acusadas de practicarse un aborto debido a que impera la moral conservadora de grupos y de su actual presidente Carlos Funes Cartagena.

    Integrantes de las organizaciones Amnistía Internacional, Alianza Nacional por el Derecho a Decidir y Católicas por el Derecho a Decidir  manifestaron en la Embajada de El Salvador en solidaridad con Beatriz.

    Durante la manifestación hombres y mujeres corearon diversas consignas en donde pedían en El Salvador se garantice y no sea criminalizado el aborto, al termino los activistas entregaron una petición por escrito donde precisaban que el retraso de la decisión corresponde a un “trato cruel, inhumano y degradante”, que se contrapone a los derechos humanos.

     

    Confirmado.net/CNNE/ BBC Mundo

     

    - Publicidad Bottom Ad -