close

Hoy: Conmoción en Tulcán por pacto suicida de colegiales

no thumb

“Este es un buen momento para morir”. El mensaje fue puesto en su muro de Facebook por una estudiante de 15 años que, dos horas después, decidió acabar con su vida. Es el tercer suicidio de una menor de edad que ocurre en los últimos meses en Tulcán, provincia del Carchi.

Suficiente para que ahora exista un temor generalizado en la comunidad estudiantil, autoridades y padres de familia de esta zona fronteriza. La versión que más fuerza cobra es que las decisiones fatales de los adolescentes tienen que ver con un pacto suicida, acordado en un grupo de estudiantes de entre 14 y 17 años.

El pánico subió cuando, hace tres semanas, aparecieron en las tumbas de las primeras fallecidas cartas con las iniciales de los próximos suicidas. Iniciales que iban acompañadas de una fecha. De acuerdo a esto, las muertes continuarían hasta junio.

El padre de la última menor que se ahorcó el pasado lunes -estudiante del Instituto Tulcán- pide que las autoridades investiguen de una vez qué es lo que está pasando, para evitar que haya más muertes. Mientras que una madre desesperada, que pidió reserva sobre su identidad, denunció a este medio que su familia está recibiendo amenazas de muerte, si su hija no cumple con el mentado pacto. Esta estudiante, como una decena más, tiene en uno de sus brazos una marca con simbología china, que las involucra en el supuesto colectivo suicida. Eso movió a las autoridades municipales, policiales y sanitarias, lideradas por el alcalde Julio Robles, a crear una mesa de trabajo para investigar el problema. El psicólogo Juan Carlos Pilacuán, vocero de la referida mesa, calificó al último hecho como una desgracia y aclaró que están efectuando una prueba sicométrica a las estudiantes de la institución inmersa en el misterioso caso.

En tanto, el martes pasado, un nuevo hecho conmocionó al plantel involucrado, luego de que varias estudiantes fueron presas de un shock colectivo. Las autoridades del plantel deslindaron su responsabilidad.

En los pasillos de los establecimientos se comenta que existiría una amenaza masiva de un grupo de adolescentes (hombres y mujeres) para autoeliminarse en forma progresiva, tras un pacto que ya habría sido cumplido por tres estudiantes. Cuentan además que quienes no cumplen y se arrepienten son amenazados de muerte. Aún se desconoce si se trata de una secta, o si detrás de estos hechos estarían pandillas juveniles, que hace dos años escandalizaron a la ciudad.

Trascendió que los miembros de estos grupos suelen autoflagelarse para olvidar o enfrentar los problemas familiares que los hostigan. La delicada situación ha obligado a las autoridades a tomar medidas preventivas. El rector del Instituto Tulcán, Édgar Cruz, dispuso a los docentes para que, junto a los padres de familia, busquen ayuda de psicólogos, sacerdotes, pastores evangélicos y orientadores. En tanto que Marlon López, orientador vocacional del Instituto Bolívar, dijo a un medio de comunicación local que habría un aparente acuerdo entre los miembros de dos organizaciones juveniles para quitarse la vida cada 28 días, razón por la que ha iniciado una serie de reuniones con los representantes de los alumnos para alertar sobre el problema.

Ximena Bravo de la Junta Cantonal de la Niñez y Adolescencia de Tulcán reconoce que la situación es delicada e identifica a los grupos como “Los de la Muerte” (LDM) y “Virgen de Guadalupe”, desconociendo el origen de esos nombres adoptados.

El psicólogo Rolando Jiménez dice que los jóvenes son víctimas de la depresión.

 

Hoy / Confirmado.net

A %d blogueros les gusta esto: