El Universo: El BEV registra pérdidas por $ 14 millones a marzo

    El Banco Ecuatoriano de la Vivienda (BEV), de carácter público, ha evidenciado una tendencia a la baja en su rentabilidad, sobre todo desde el 2011, hasta llegar a pérdidas por $ 14 millones al primer trimestre de este año, así como el deterioro en la calidad de su cartera de crédito, lo que ha motivado que se mantuviera una perspectiva negativa dentro de su última calificación de riesgo.

    El BEV entrará en un proceso de liquidación voluntaria en seis meses, según lo anunció el superintendente de Bancos, Pedro Solines, una vez que el manejo de su cartera de créditos hipotecarios sea asumido por el Banco del Estado (BEDE).

    Según la consultora BankWatch-Ratings, firma que hizo la última calificación de riesgo del BEV tras analizar la gestión y estados financieros no auditados, a septiembre del 2012 mantuvo la calificación en BBB+, que significa que “se considera que esta institución tiene buen crédito. Aunque son evidentes algunos obstáculos menores, estos no son serios y/o perfectamente manejables a corto plazo”.

    La firma explica que la calificación mantiene una perspectiva negativa por la tendencia a la baja de la rentabilidad, liquidez y solvencia.

    Agrega que las soluciones previstas en los planes de negocios, que buscaban revertir el debilitamiento financiero del 2012, no se consolidaron a septiembre de ese año.

    El soporte del Estado, según el informe permite “una solvencia adecuada al riesgo, fuentes alternativas de financiamiento desde el BCE, uso de ahorro público y asignación de bonos de vivienda por parte del Miduvi”.

    Sin embargo, establece que en determinadas situaciones ese soporte se limita a la situación fiscal y las prioridades gubernamentales. Añade que por ser un banco público “la administración no siempre puede evitar casos que afecten su independencia, siendo un reto aislar la injerencia política”.

    En este análisis se proyecta que el BEV seguirá siendo sensible al deterioro de la cartera comercial, lo cual ha detonado que se aumenten las provisiones (reservas), comprometiendo los ingresos provenientes del giro del negocio.

    El gasto en provisiones creció en el 167% anual a septiembre, lo que significó un mayor deterioro del activo que el año pasado, cuando lo hizo en 69% anual. El 94% del gasto de provisiones fue para cubrir riesgo de incobrabilidad de cartera.

    La morosidad total se cuadruplica respecto a septiembre 2011, principalmente en el segmento comercial, por retrasos en la cobranza a los constructores. Subió de 3,2%, en septiembre 2011, a 13,1%, en septiembre 2012. La razón, según la calificadora: el cambio de cliente objetivo hacia promotores inmobiliarios y problemas en la venta oportuna de casas.

    La morosidad en crédito de vivienda pasó de 3,6% a 5,5%, alta comparada con otras instituciones financieras.

     

    El Universo / Confirmado.net

    - Publicidad Bottom Ad -