close

El Comercio: Un guerrero huaorani confesó haber encabezado matanza de taromenane

no thumb

Orengo Tokari, indígena huaorani, aseguró en el programa de televisión Día a Día que organizó y ejecutó la mantanza de cinco miembros del pueblo no contactado taromenane, el 29 de marzo pasado.

Tokari se convirtió en autor confeso del crimen al revelar supuestos detalles de cómo tomó, junto a sus primos, 17 lanzas; se internó en la selva en dos expediciones hasta dar con el paradero de un grupo taromenane, para, finalmente, lancearlos.

El propósito del crimen habría sido -explicó Tokari- vengar la muerte de su tío, el guerrero huaorani Ompore Omeway, de 70 años, y Buganey Caiga, de 64, ocurrida el pasado 5 de marzo. “Porque murió mi tío, nosotros quedamos un rato con la pena. En nuestra cultura nosotros tenemos que hacer enfrentamiento con los taromenane”, dijo Tokari en un imperfecto español.

“Yo ordenaba a mis primos: ¡Nosotros no somos mujeres, somos hombres, nuestra nacionalidad es huaorani, todavía tenemos la cultura! Entonces cogimos como 17 lanzas de mis tíos finados, y las llevamos a la selva”.

El huaorani aseguró que con sus parientes estuvieron nueve días buscando las huellas del clan rival hasta que “llegamos a la casa, escuchamos la voz de ellos (escuchamos sus voces)… entonces nos alcanzamos en enfrentamiento con las lanzas”. Este hecho –dijo Tokari- habría sucedido cerca del río Tiguacuno, en la zona protegida de el Yasuní, en Orellana.

El indígena aseguró que en el enfrentamiento cinco personas murieron, uno era un joven y que además fueron él y sus parientes los que raptaron a las dos niñas taromenane de su entorno. Además, narró que otros 20 miembros del grupo contrario no intentaron defenderse, sino que corrieron.

Cawetipe Yeti, presidente de la Nacionalidad Waorani del Ecuador, desmintió que hayan sido cinco las víctimas mortales. Dijo, en el mismo programa de televisión, que al menos se asesinó a 30 indígenas. En entrevista con esta Diario, el 5 de abril pasado, Cawetipe confirmó que entre las víctimas se encontrarían niños, adolescentes, adultos y ancianos.

Según Yeti, hay fotografías y videos de la matanza en la que no solo se habría empleado lanzas, sino también armas de fuego.

Señaló que a los miembros de Yarentaro, cantón Aguarico, una comunidad huaorani, le pertenecería la autoría del ataque. Tokari, por otro lado, dijo en televisión que también tiene fotografías que confirman su versión.

Mientras, el Minsterio de Justicia y la Fiscalía han señalado que hasta el momento no han logrado encontrar los cadáveres ni probar la veracidad del derrame de sangre entre pueblos amazónicos.

 

EL Comercio / Confirmado.net

 

A %d blogueros les gusta esto: