close

El Comercio: Al Biess le preocupa casas más caras

no thumb

La segunda feria de Vivienda Biess 2013 inició en Guayaquil con un llamado de atención, para que los empresarios inmobiliarios ayuden a desacelerar el crecimiento de precios del metro cuadrado.

“Me preocupa que en el último cuatrimestre ha habido un incremento sostenido. Invito a los empresarios a no dañar a la ‘gallinita’ de los huevos de oro”, manifestó el presidente del directorio del Biess, Ramiro González, durante la inauguración, la noche del martes.

“Sigamos trabajando bien, no incrementemos los precios de una manera que luego se forme una burbuja inmobiliaria”, agregó en su discurso de apertura. Luego, en un recorrido por los pabellones de exhibición, citó ejemplos que precisaban alzas de hasta un 25% por metro cuadrado. La comparación la hizo entre agosto del 2012, cuando se realizó la primera feria del BIESS en Guayaquil, y el presente abril, en la segunda edición del encuentro.

Para el caso de una vivienda con acabados de lujo, destinado al nivel socioeconómico alto, la oferta del m2 promediaba los USD 1 520 hace ocho meses. Ahora, ese valor pasó a bordear USD 1 800. En el caso de la construcción de una vivienda popular (adosadas) de más de 46 metros de construcción, dijo, el precio del m2 pasó de USD 400 a bordear los USD 500.

Ángel Cedeño, gerente de Ventas del proyecto inmobiliario Villa Club, explicó que calcular el costo de un metro cuadrado como parámetro general resulta irreal. “No solo se incluye estrictamente a la construcción de la casa, sino a los acabados y el entorno. Nuestras urbanizaciones ofrecen seguridad, porque son cerradas, y confort, por su espacio verde y de recreación”, indicó. Aunque, compartió el criterio del titular del Biess de aumentar el control en el costo de los materiales de construcción, pero esa es una tarea de las autoridades. Para Cedeño, el eje de todo incremento en el sector es el ajuste anual de la tabla salarial.

Para este año, el Gobierno fijó el salario básico unificado en USD 318 y, en el caso de este sectorial, hubo incremento de hasta el 11% para los cargos más altos. “Si sube la mano de obra, sube el cemento, el hierro, porcelanato, cable…”, expresó. En Quito el ajuste llega a 10% Desde hace tres años, el sector inmobiliario en Quito presenta un incremento en los costos de las viviendas entre un 3 y 10% anual.

Esto según el tipo de vivienda que los ciudadanos requieren. Por ejemplo, Diego Ribadeneira, presidente de la constructora Arama, que lleva en el mercado alrededor de 40 años, explica que en los últimos tres años los precios de las viviendas en el Valle de los Chillos han registrado un crecimiento del 10% anual. Este sector es apetecido por los segmentos económicos medio y alto de la población quiteña, que ahora cuenta con mayores ingresos. Los precios de las viviendas en este sector se ubican desde USD 70 000.

El centro norte de Quito históricamente ha mantenido un crecimiento en los sectores medio y alto, aunque ya se está copando la construcción por la falta de nuevos terrenos. En cambio, hay sectores que tuvieron una explosión hace cinco años. Se trata de Calderón, Carapungo, Pomasqui.

“Estos sitios se caracterizan Esos por tener precios estables porque tienen problemas de transporte y además se construyeron muchos departamentos”, dice Ribadeneira. María Dolores Páez, gerenta de ventas de la constructora Jashbrak, afirma que la cadena de la construcción ha sufrido un incremento que, al final, tiene que ser pagado por los ciudadanos que desean adquirir un departamento o una oficina. “Pero aún así se mantiene la demanda, todo se vende, por las facilidades de créditos”.

Hipotecarios subieron en 20%

El Banco de los Afiliados a la Seguridad Social (BIESS) lidera el mercado hipotecario, con una colocación que para este año se calcula en USD 1 380 millones. La cifra equivale a un 8% más que lo entregado en el 2012. Solo en el primer trimestre del año, se entregaron USD 26 millones, un 20% más que en similar período del 2012, indicó Michel Doumet, gerente de la sucursal mayor del Biess, en Guayaquil.

Uno de los objetivos para este año es promover la construcción de viviendas, bajo un concepto social, destinado a personas de bajos recursos económicos. Incluso, el Biess prevé aplicar una tasa de interés preferencial para los inversionistas que ofrezcan estos proyectos habitacionales. En esos casos la tasa de rentabilidad, que actualmente bordea el 14%, bien podría pasar al 9%.

Otro objetivo del Biess es agilizar el trámite desde que el afiliado aplica a un crédito hipotecario, hasta que se realiza el desembolso. Desde este mes, por ejemplo, se resolvió que la firma del contrato mutuo se efectúe en las notarías al mismo momento en que se emiten los primeros documentos. Con ello se prevé bajar los tiempos en al menos 18 días. Antes la firma era a posteriori y eso retrasaba un poco el desembolso, dijo Doumet.

En el contrato de mutuo constan la características de la vivienda y los plazos de pago, en donde intervienen compradores y el banco.

 

El Comercio / Confirmado.net

A %d blogueros les gusta esto: