El Telégrafo: Claves se usaron mal, no se hackearon, dice el BCE

    Mateo Villalba, Gerente General del Banco Central del Ecuador (BCE), dijo ayer que el desvío de 13’308.261 dólares de las cuentas del Municipio de Riobamba, se debió al mal uso de las claves de acceso y no por un hackeo como sostiene el Alcalde Juan Salazar.

    Villalba indicó que la entidad financiera únicamente autorizó la entrega de claves al Alcalde, al Director Financiero y el Tesorero del Cabido chimboracense, quienes firmaron un acta notarizada.

    El funcionario enfatizó que las claves se entregaron originalmente con la anuencia de Salazar, pero que luego tres personas no autorizadas tenían acceso a las contraseñas.

    El Banco Central señaló que si la cuenta hubiera sido hackeada, los pagos deberon realizarse sin autorización, pero que las transferencias efectuadas de las cuentas riobambeñas se realizaron con autorización virtual del Alcalde y el Tesorero a través de sus respectivas claves.

    En tanto, ayer se reunió la Comisión de Fiscalización del Concejo riobambeño para recabar información de los encargados del sistema financiero.

    Marco Portalanza, Concejal y miembro de ese organismo, dijo que “las tres claves las manejan el Alcalde, la financiera y el Tesorero. Esas claves, el Alcalde las delegó a alguien más; no sabemos con exactitud a quién se las entregó, por lo que pedimos que se nos informe mediante qué resolución se las dio y a quién”.

    El propio Salazar confirmó a la Fiscalía, al Concejo y en un diálogo con periodistas que sí entregó las claves a otra persona, sin especificar a quién ni porqué lo hizo.

    Entre tanto, la jefa financiera del Cabildo informó a la Comisión que su contraseña está desactivada desde el 2012. “Llama la atención puesto que esa clave parece que les permite hacer consultas de los estados; quizás ella no le daba seguimiento a las cuentas por este sistema y solo se basaba en los libros, lo que todavía está por confirmarse. El Tesorero parece que tiene una clave de verificación y es posible que la haya delegado a alguien más. Esa es una información que se necesita saber”, dijo Portalanza.

    Con estos nuevos datos, la versión de hackeo de la cuenta municipal enunciada por Salazar cae por su propio peso, incluso entre sus pares de la región central del país.

    Rodrigo Espín, Alcalde de Latacunga, dijo que la versión no es del todo clara. “Es imposible que se hackee las cuentas (…) Para entrar a una cuenta y hacer una transferencia se necesita la clave y todos los datos secuenciales, y con mayor razón a una cuenta municipal, en la que para transferir necesitamos documentos. Es unas cinco veces más difícil que hacerlo a nivel personal”, dijo.

    Espín explicó que las claves generalmente las manejan los directores financieros, “pero para eso (para hacer la transferencia) pasa unos filtros, pasa el filtro del Jefe de Presupuesto, de la Tesorera, que es la última que hace la transferencia al Financiero, una o dos personas y el Alcalde que pone el visto bueno”.

    Carlos Arroba, Tesorero Municipal del Cabildo guarandeño, también sostuvo que el acceso de un hacker a las cuentas municipales es complicado ya que se necesita saber las coordenadas para generar los números de la clave.

    Mientras tanto, en el Municipio de Ambato existe mayor tranquilidad en cuanto al tema. Esto porque “el sistema de seguridad que usamos en cuanto a claves es uno de los más seguros y es único en el país”, indicó Mario Vilcacundo, financiero encargado del Cabildo.

    El sistema que se usa en los municipios se llama Sistema de Gestión Financiera (eSigef), fue diseñado por el Ministerio de Finanzas del Ecuador y se basa en el uso de dos cuentas: una para gastos corrientes y otra para gastos de inversión.

    En este sistema, es casi imposible tener confusión en cuanto a un desvío de montos, porque tanto ingresos como egresos quedan registrados en dos sitios: en la base de datos del municipio y en el Banco Central, en Quito. A más de esto, cada transacción tiene un documento acreditativo que justifica dicha gestión, sea de un banco o cooperativa.

    Otra de las ventajas de este sistema es la seguridad de la verificación: en contabilidad se extiende el respectivo justificante que establece la hora, la fecha, la transacción y el responsable de gestión.

    El sistema que se usaba antes no tenía esta ventaja, ya que manejaba una sola cuenta, denominada una cuenta T. Y en esta se incluían ingresos y egresos, y en el caso de un desvío de fondos, no se podía establecer si había ocurrido en una u otra.

    No obstante, en cuanto al tema del supuesto hackeo en Riobamba, Vilcacundo manifestó que se debería investigar el caso y verificar la seguridad del sistema y la efectividad de las claves municipales.

     

    El Telégrafo / Confirmado.net

    - Publicidad Bottom Ad -