close

El Comercio: 150 personas controlan el derrame en la zona de Winchele

no thumb

Las aguas contaminadas del río Winchele podían llegar al río Esmeraldas. Y para evitar que el derrame de crudo contamine ambos ríos, los trabajadores de la empresa OCP levantaron tres diques.

Uno se encuentra a 4,7 kilómetros del sector donde el lunes pasado se rompió el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP). Y es la última barrera para evitar la contaminación del río Esmeraldas.

El Ministerio del Ambiente dijo que constató el trabajo de la empresa OCP Ecuador, que opera el oleoducto del mismo nombre, para contener el crudo y evitar el paso de agua contaminada al río Esmeraldas. “Además de los diques de contención, se construyeron en menos de 24 horas diques de prevención para contener las aguas en caso de que llueva y crezca el caudal del estero”.

Desde el martes pasado, cerca de 150 obreros de OCP, acompañados de un contingente adicional de las empresas de remediación Pecs, Corena y Arcoil han trabajado en tres puntos de control, recogiendo el crudo con la ayuda de maquinaria especializada.

El objetivo de los trabajadores es evitar que la contaminación avance, una posibilidad que mantiene preocupado al alcalde de Esmeraldas, Ernesto Estupiñán. En reunión realizada ayer en la Municipalidad de Esmeraldas, el Alcalde de la ciudad instó a los personeros de la empresa OCP a responder a las personas del recinto de Winchele, de manera inmediata.

“El propósito de la reunión es que los directivos de OCP informen oficialmente al país sobre el impacto del derrame. El estero Winchele ha sido contaminado totalmente”, expresó el funcionario.

Roberto Grijalva, gerente de oleoducto (OCP) explicó que el volumen probable del derrame es de máximo 5 500 barriles. “Estamos monitoreando las captaciones de agua para la ciudad de Esmeraldas, en San Mateo, Refinería y la desembocadura del río Teaone”.

La preocupación principal de Estupiñán fue conocer cómo se limpiará el agua del río, a, lo que Grijalva respondió que no se está realizando un monitoreo a la descarga del río Winchele al Esmeraldas sino un control con varios diques y lagunas de contención.

Esteban Silva, de la unidad de responsabilidad social de OCP, comentó que se han realizado recorridos con varias autoridades locales y nacionales, entre ellas, los ministerios de Salud, Ambiente, Sectores Estratégicos, además de funcionarios de la Policía y Fiscalía con la finalidad de conocer la situación de las personas del sector.

Sin embargo, los pobladores del lugar dicen que hay problemas en la atención a sus necesidades. “OCP no ha tomado en cuenta a nadie. Yo me acerqué a ellos, me tomaron datos pero no les dieron importancia”, comentó Enrique Salazar Macías, morador y presidente de la asociación de Huertas Valle de Winchele.

Beatriz Vera, una moradora que tiene su casa cerca del río Winchele, cuenta que como consecuencia del derrame, a las 10:00 sintió vómito, mareo y no pudo prepararse el desayuno. Salazar, su vecino, dice que fue a la carretera en busca del personal de OCP.

Luis Lara, marido de la afectada, indicó que un médico de la compañía le hizo un examen visual y le dijo que el malestar era producto del medio en que vivía. “Nosotros hemos vivido aquí por más de 20 años. Nunca sufrimos de enfermedades de manera tan repentina como ahora”, indica Salazar.

Luego de conversar con varios habitantes de la zona, Silva señaló que la mayor preocupación es el tema del agua, por lo que se empezó a dotar de líquido a las personas y también a sus animales.

Pero Luis Lara, quien tiene una huerta de plátanos y yuca, asegura que OCP no le ha dado nada. Por eso acudió a un vecino que vive en la parte baja de Winchele. Lara tiene una familia de 10 miembros y ocho son niños con edades entre 4 a 12 años. Especies como el chame, la cagua, la lisa y el camarón era el sustento diario para las familias de la zona, pero ahora el río Winchele está contaminado con petróleo y no pueden alimentarse.

La etapa de limpieza se tiene prevista que culmine el próximo sábado. La fisura en el OCP En la zona alta de Winchele, donde se produjo el derrame de petróleo el lunes pasado, se logró desenterrar la tubería y se comprobó que el crudo se escapaba por una fisura, provocada presuntamente por un deslizamiento de tierra.

“Las causas del desastre todavía están investigándose”, señaló el Ministerio del Ambiente. Al momento existen tres puntos de control y limpieza ubicados en la zona de ruptura, en la vía principal y a 300 metros del río Esmeraldas. Se tiene previsto que el próximo 13 de abril se reanuden las operaciones normales de transporte de crudo. Esteban Silva, funcionario de la unidad de Responsabilidad Social de la empresa OCP Ecuador, aseguró que el compromiso de la compañía es restaurar a las condiciones que tenía el río Winchele antes del derrame.

La compañía OCP calcula que hasta agosto próximo se culminará con los trabajos de remediación en las zonas afectadas por el derrame de petróleo. Alrededor de 12 metros de tubería serán reemplazados por la rotura del oleoducto. Un censo preliminar de OCP indica 39 predios han sido afectados.

 

El Comercio / Confirmado.net

 

A %d blogueros les gusta esto: