El Telégrafo: Ecuador pone a prueba su imbatibilidad en Quito

     

    El mayor problema de una selección nacional es que el entrenador tiene poco tiempo para bosquejar el sistema y los jugadores a utilizar en cada partido. Además está el hecho de que los futbolistas juegan en ligas distintas y con otros compañeros en sus clubes, lo que, al momento de integrar el combinado nacional, puede retrasar su acoplamiento como equipo.

    Pero este “problema” tiene un lado positivo y es que los jugadores pueden aportar al elenco de su país con la nueva capacidad táctica y la alta exigencia que aprendieron en las ligas en que militan. Por ejemplo, Antonio Valencia inyecta dinamismo, velocidad y buen toque a la “Tricolor”, características de la Premier League (liga inglesa). De esa forma cada futbolista aporta su toque personal a la selección.

    Cada torneo nacional de fútbol tiene su propia forma de manejarse y distintos tipos de clima, geografía, entre otros factores. Por lo que los futbolistas se ven beneficiados o perjudicados al momento de ir a su conjunto nacional. En este caso, el ejemplo sería Christian Benítez, ya que su club, América de México, juega de local en una ciudad con más de 2.000 metros de altura, entonces al venir a Quito no sentirá los efectos de la altitud, como otros jugadores.

    Un equipo nacional también se ve beneficiado cuando hay jugadores que militan en la liga local, ya que aunque no tiene el “nivel futbolístico” que un torneo extranjero pueda ofrecer, estos no deben realizar grandes viajes que a la larga repercuten o afectan en la parte física.

    En ese caso Ecuador cuenta en el campeonato local con 13 de los 23 llamados al combinado nacional; de los cuales 5 son titulares en el conjunto dirigido por Reinaldo Rueda. Por su parte la “Albirroja” tiene a 4 de sus seleccionados militando en el campeonato paraguayo. De estos, 3 son fijos en el once inicial del técnico Gerardo Pelusso.

    Ecuador al momento tiene 17 puntos más 3 de gol diferencia y se ubica en la tercera posición de las Eliminatorias Mundialistas; mientras Paraguay es el colista de esta competencia con 8 unidades y menos 10 de gol diferencia. Los “tricolores” tienen ventaja ya que los paraguayos nunca han vencido en Quito en partidos eliminatorios y además los locales vienen en un alza futbolística, mientras que a los visitantes les ha costado sumar puntos.

    El conjunto nacional necesita ganar para cumplir con los cálculos de su director técnico Reinaldo Rueda, ya que según el entrenador colombiano 9 puntos serán suficientes para que la “Tri” esté en el Mundial. Por lo que el “equipo de todos” estará en Brasil si gana sus tres partidos pendientes de local (el de hoy, contra Argentina y Uruguay).

    Es por eso que este duelo ante los paraguayos se vuelve vital. Los dirigidos por Gerardo Pelusso, en cambio, están en una situación complicada, ya que de no ganar esta tarde se despedirían totalmente de las posibilidades de ir al Mundial.

    Ecuador tiene asegurado el tercer lugar en la tabla de posiciones pase lo que pase hoy, ya que de ganar alcanzará las 20 unidades y dependerá del resultado de Colombia en su visita a Venezuela para saber si escala al segundo lugar o no. Si empata, llega a los 18 puntos y ninguna selección podría igualarlo, ya que le sigue en puntaje Uruguay, que tiene 13 y de ganarle a Chile subiría hasta 16.

    En el peor de los escenarios, es decir si Ecuador pierde, la “Tri” se quedaría en la tercera posición con 17 unidades y ningún seleccionado rival la podría alcanzar, pero estaría obligada a ganar uno de sus encuentros en condición de visitante (Perú, Colombia, Bolivia y Chile). El triunfo es el mejor resultado ya que daría a Ecuador una diferencia mínima de 4 puntos con sus perseguidores, es decir de una victoria y un empate.

    Agotado todo el papel

    Tan solo dos horas se necesitaron para comercializar las 1.450 entradas que salieron ayer a la venta para el cotejo eliminatorio de esta tarde (16:00) entre Ecuador y Paraguay.

    Con puntualidad (09:00) las ventanillas del estadio Atahualpa iniciaron la atención a los aficionados que desde las 05:00 se dieron cita en el escenario.

    Los primeros boletos en agotarse fueron los 250 de tribuna, que salieron a un precio de 70 dólares. Luego se terminaron las 400 generales, que fueron adquiridas a 20 dólares cada una. Y finalmente las 800 localidades de preferencia, a 40 dólares.

    Hubo una fila especial para discapacitados y personas de la tercera edad, quienes previo a ser atendidos debían presentar copia de su carné del Conadis y de la cédula. “Tocó aguantar hasta la llovizna de la mañana para lograr acceder a las entradas, pero valió la pena”, contó Juan Madrid, aficionado de 45 años que adquirió dos generales.

    Las ventanillas cerraron e inició el expendio de los revendedores, que aumentaron entre 15 y 20 dólares las distintas localidades. La única que nunca estuvo ni en boletería fue palco.

    Con la venta total de los 35.742 boletos, la Ecuafútbol registrará un récord de taquilla, que según el tesorero, Hugo Mora, sería cercano al millón dos mil dólares.

     

    El Telégrafo / Confirmado.net

    - Publicidad Bottom Ad -