El Universo: Analistas discrepan con discurso triunfal de Patiño

    Tras su intervención el viernes pasado en la Asamblea extraordinaria de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, el canciller Ricardo Patiño convocó a una rueda de prensa ayer en Guayaquil, en la que se mostró satisfecho con la resolución a la que se llegó ese día en el marco del debate sobre el fortalecimiento al Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH).

    Dos expertos en derechos humanos, sin embargo, difieren con el discurso triunfalista del canciller, quien catalogó como un logro el mantener abierta la discusión sobre el cambio de sede de la Corte Interamericana (CIDH); su independencia y autonomía; y el tema de las medidas cautelares, que no fueron acogidas en el documento final de la OEA.

    Patiño aseguró que las propuestas para fortalecer el sistema aún siguen en pie. “Algunos países insistieron hasta la noche que se cierre el debate, que ya no hay nada más que discutir. Si algún perdedor hubo ahí, fueron esos países”, dijo el canciller, tras aclarar que las propuestas no fueron de Ecuador, sino de 18 estados parte del Pacto de San José que se reunieron el 11 de marzo en Guayaquil.

    Sacó un documento para comparar la declaración que se redactó ese día con la emitida el viernes en el seno de la OEA. “Son prácticamente un espejo lo uno con lo otro”, expresó al explicar que las coincidencias consisten en estimular la adhesión de todos los estados al Pacto de San José, fortalecer la promoción de los derechos humanos, instar al pleno financiamiento del Sistema, equiparar las relatorías y solicitar un análisis de costos del SIDH.

    Juan Pablo Albán, exfuncionario de la Secretaría Ejecutiva de la CIDH, discrepa con el canciller. “La resolución de la OEA no dice nada sobre las medidas cautelares, no se dispuso jamás cambiar la sede de la CIDH, la resolución permite que sigan las contribuciones voluntarias. No sé de qué triunfo pueden hablar”.

    Albán resalta que alargar el debate hasta la próxima Asamblea ordinaria de la OEA, que será dentro de tres meses en Guatemala, no servirá de nada. “Los países no cambiarán sus posturas”, refiere.

    Jorge Sosa, catedrático de derechos humanos en la Universidad Católica de Guayaquil, dice que Ecuador no obtuvo el respaldo para los puntos claves y recuerda que incluso, dos días antes de la Asamblea de la OEA, la embajadora María Isabel Salvador pidió retirar el término “preferentemente” en el punto de las contribuciones voluntarias, al considerar que de esa manera seguirían los aportes direccionados.

    Ese término, que contó con el respaldo de todos los países, menos de Ecuador, Bolivia, Venezuela y Nicaragua, se mantuvo en la resolución final. Patiño dijo ayer que le parece “razonable” que conste eso, solo como un periodo de transición hasta lograr el pleno financiamiento. Pero Sosa cree que la postura de Ecuador tiene un trasfondo: “Querrán justificar que se salen del sistema cuando lleguen a la próxima Asamblea de la OEA y no se apruebe lo que piden”.

    Patiño comentó ayer que se está avanzando en la constitución de un nuevo organismo de derechos humanos, que podría ser a nivel de la Unión de Naciones Suramericanas y que coexistiría con el de la OEA.

    El Universo / Confirmado.net

    - Publicidad Bottom Ad -