HOY: 2 000 pintas de sangre al mes faltan en el país

    En Ecuador, la Cruz Roja recolecta 8 000 unidades mensuales, pero se requieren 10 mil. El 85% de los donantes son voluntarios. Todo el proceso dura alrededor de 25 minutos

    Jueves 21. Faltan 15 minutos para las 10:00. Dos jóvenes por separado ingresan hasta el Hemocentro de la Cruz Roja, en Carapungo. Sin necesidad de guía se dirigen por el ala izquierda de las instalaciones hasta la sala de predonación. Dos flebotomistas, así se conoce a las personas que extraen sangre, los reconocen, los saludan y les entregan un formulario con 31 preguntas (si son mujeres son 34). Con papel en mano ocupan dos de los siete cubículos distribuidos en la sala y comienzan a llenarlo.

    Escriben sus datos personales y el estado general de salud. Ocho minutos después, Santiago Galeano, de 18 años, termina el cuestionario. Se retira la chompa y una de las flebotomistas inicia un examen médico básico que toma dos minutos. Luego es conducido a la sala de donaciones. Se recuesta en una de las cinco camillas y coloca su brazo derecho sobre un apoyo. Ximena Pérez, quien se encarga del proceso, ajusta una correa alrededor del brazo. Limpia el área con alcohol y golpea con su dedo medio en la parte interior del codo para que aparezca la vena. Repite el golpeteo, pero nada. Las bajas temperaturas y el clima no ayudan.

    Con la lluvia las venas se contraen y es más difícil hallarlas, cuando hay sol ocurre lo contrario. Lo intentan con el otro brazo. La vena aparece y Ximena alista una aguja calibre 16. Mientras más cerca está de su brazo, Santiago voltea la cabeza al lado contrario y cierra los ojos con fuerza. Durante su ritual ni se percata que la aguja ya fue introducida y comenzó la extracción. Esta es la octava vez que dona. Lo hace cada cuatro meses, tiempo prudencial para un nuevo proceso, según la Cruz Roja. Él es parte de los 300 donadores que acuden a los centros y unidades móviles de Pichincha cada día y del 18% que lo hacen con frecuencia. El 85% de los donadores son voluntarios, solo el 15% lo hace por reposición.

    Han pasado cinco minutos y la bolsa que recolecta la sangre de Santiago, sobre una balanza agitadora, está en la mitad. En cada donación se recogen 450 mm, que equivalen a la décima parte del volumen de sangre de una persona de 50 kilos. Al mes se recogen 8 000 unidades en el país, pero se requieren 10 mil. La Cruz Roja abastece con el 70% de la sangre que se necesitan en hospitales y clínicas.

    Cinco minutos después (10:07), la balanza emite un pitido en señal de que el proceso finalizó. Antes de retirar la aguja del brazo se recogen muestras en tres tubos de ensayo, para ser analizados en los laboratorios de este Hemocentro, el único del país. Con las pruebas se descartarán problemas de anemia, hepatitis B y C, VIH, entre otras. Si son positivas la sangre es rechazada.

    La bolsa de recolección está adherida a otras tres, porque de cada unidad de sangre se separan los glóbulos rojos, el plasma y las plaquetas.

    Los glóbulos rojos deben mantenerse a una temperatura de entre 2º C y 8º C y duran entre 35 y 42 días. El plasma a menos de 20º C, y dura hasta cinco años, mientras que las plaquetas a temperatura ambiente entre 20º C y 25º C, y duran cinco días. Para estos procesos hay maquinaria y equipo especializado.

    Presionando un algodón impregnado de alcohol, en el punto de donde salió la aguja, Santiago sigue mirando la televisión. Ahí reposa 10 minutos. Para él, donar sangre es una forma de ayudar a quienes lo necesitan.

    Mientras Washington Bustillos, de 34 años, quien ingresó con Santiago, ocupa otra de las camillas. Es su tercera donación de sangre y la primera de plaquetas, que también se hacen en el lugar y se denomina donación de aféresis. Este proceso dura cerca de una hora y 10 minutos, explica Marco Herdoiza, director técnico del Hemocentro, porque solo se separan las plaquetas y se le devuelve a la persona el plasma y los glóbulos rojos.

    Hasta este sitio llegan las donaciones de todo el país,las cuales deben seguir una cadena de frío. El proceso (extracción, separación de productos y mantenimiento) de cada unidad de sangre cuesta $132.

    Transcurridos los 10 minutos (10:17) Santiago recibe una bebida, un postre, una manilla y un agradecimiento sincero de Ximena, en recompensa a su gesto. La satisfacción está marcada en su rostro. Se retira leyendo el texto de la pulsera: “Dedícanos una gota de tu tiempo para salvar vidas”

     

    HOY/ Confirmado.net

    - Publicidad Bottom Ad -