Expreso: Aguaceros causan alarma en cantones de Manabí y Guayas

    Entre la tarde y noche del martes, una torrencial lluvia en los cantones Pedernales y Chone, en Manabí, generó la alarma entre los habitantes, en especial quienes viven cerca de los ríos y en sectores donde se han presentado inundaciones.

    Los ríos Mache, Vite Cheve y Beche, de Pedernales, se desbordaron cerca de la comunidad de Chamanga. A su paso destruyeron cerca de siete casas. Algunas personas salvaron sus vehículos amarrándolos a los árboles.

    El Cuerpo de Bomberos y la Policía de Jama y Pedernales trabajaron para rescatar a los moradores que habían quedado aislados por el agua.

    Varias camaroneras que estaban cerca de los ríos fueron arrasadas, así como varias hectáreas de cultivos. Las pérdidas no han sido cuantificadas, pero se cree que son altas. En este lugar fueron evacuadas cerca de 60 personas. El Municipio de Pedernales trabajaba con su maquinaria.

    En Chone, los ríos Mosquito, Grande y Chone superaron el caudal normal. Varias familias fueron evacuadas y las viviendas cercanas al cauce quedaron bajo el agua. Uno de los dispensarios médicos ubicado en el sector El Pueblito, donde pasa el río Chone, se inundó.

    En el cantón Milagro, provincia del Guayas, el río del mismo nombre aumentó su nivel al menos 2 metros con la última lluvia. El mayor Claudio Castillo, jefe operativo del Cuerpo de Bomberos, informó que esta es la única novedad presentada a causa del invierno en esta ciudad.

    “No hemos tenido emergencias en Milagro ni en cantones cercanos, pero estamos pendientes del caudal del río, que puede desbordarse si las lluvias siguen fuertes”, dijo Castillo.

    Una regleta instalada en una de las bases del puente ubicado en el sector de Valdez permite medir el nivel del agua, que es monitoreado permanentemente por el personal de socorro.

    Días atrás, el COE cantonal se reunió en el Municipio para tomar medidas preventivas ante las posibles emergencias que puedan presentarse por lluvias, en Milagro. Varias escuelas han sido tomadas en cuenta para ser usadas como albergues.

    En la ciudadela Margaritas 1, varias calles de tierra se han convertido en “ríos de lodo” y sus habitantes deben pasar por las orillas, sorteando las enormes pozas.

     

    Expreso/ Confirmado.net

    - Publicidad Bottom Ad -