Hoy: El escalofriante relato del asesinato de Karina del Pozo

    Más de 10 horas duró la audiencia en la Fiscalía de Pichincha. Los cinco jóvenes implicados en el asesinato de Karina del Pozo ofrecieron su versión de lo ocurrido la madrugada del 20 de febrero. Durante la diligencia, los acusados Geovany P. y Manuel S. aceptaron haber participado directamente en la muerte de la joven modelo. Así lo declaró el abogado Stalin López, defensor de Cecilia R., una de las implicadas que está arrestada.

    Según se desprende de las versiones aportadas por los acusados, Karina del Pozo se encontraba en una reunión en un domicilio ubicado en el sector de la Granda Centeno. Según pericias de la Fiscalía, los implicados (incluida Karina), consumieron drogas en esa casa.

    Al momento de retirarse, la joven se subió a una camioneta en compañía de Cecilia R. En el automotor estaban Nicolás L., José S., Geovany P. y Manuel S.

    En su trayecto dejaron en su domicilios a Cecilia y Nicolás. Karina estaba dormida en el asiento posterior del vehículo, según los implicados, aunque el abogado López, tiene sus reservas al respecto y cree se la llevaron a la fuerza.

    Según Manuel, es en ese momento que Geovany manoseó a la joven. Ella despertó y su primera reacción fue tratar de bajarse del vehículo. Pero Geovany la forzó a quedarse en él y se dirigieron al mirador que está cerca de la quebrada de Llano Chico.

    Durante el trayecto, Karina rogó que no la maten y prometió que no diría a nadie lo sucedido. Sin embargo, una vez en el mirador, la modelo intentó pedir auxilio.

    Geovany, en ese momento, perdió el control y, según Manuel, golpeó la cabeza de la joven con una piedra. Geovany, en cambio, aseguró que era Manuel quien la estrangulaba.

    Los resultados de la autopsia confirmaron que Karina murió debido a una hemorragia cerebral, por traumas en el cráneo.

    Rasguños en el cuello y la espalda de Geovany P. son posibles evidencias de que Karina luchó contra él intentando defenderse.

    Según los testimonios, el crimen ocurrió en presencia de José S., el otro joven que se encontraba en la camioneta. Él -según el abogado López-, es partícipe bajo la figura de omisión. El joven vio lo sucedido y no la ayudó.

    Una vez consumado el crimen, los jóvenes subieron el cuerpo de Karina al balde de la camioneta. Se desplazaron unos pocos metros -según los testimonios- y dejaron el cadáver en la quebrada. Lo cubrieron con ramas y el tronco de un árbol.

    Las manchas de sangre que tenían se las limpiaron con el licor de una botella que guardaban en la camioneta.

    La Fiscalía espera los resultados de los análisis de ADN.

    HOY / Confirmado.net

    - Publicidad Bottom Ad -